Las amenazas del gobierno estadounidense no cesan contra quienes intenten contribuir con el bienestar de los venezolanos. Esta vez Elliott Abrams, enviado especial de Estados Unidos para Venezuela, lanzó amenazas de posibles sanciones a gobiernos extranjeros, puertos, compañías navieras y aseguradoras, en caso de que quieran apoyar el envío de la gasolina iraní al país.

En estas continuas acciones de supremacía, el representante gringo indicó que “para asegurarse de que todos reconozcan que ayudar sería una transacción muy peligrosa”.

Además, Abrams descaradamente dijo que no cree que se encuentren “propietarios de barcos, aseguradoras, capitanes y tripulaciones dispuestos a participar en estas transacciones en el futuro”.

Cuatro buques iraníes llegaron a aguas venezolanas para entregar combustible, mientras que otro está en camino, acción que fortalece lazos de cooperación entre Venezuela e Irán.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook