Recientemente se conoció la historia de un profesor universitario que, tras la falsa ilusión de una vida mejor, emigró a España y la dura realidad del país ibérico y la pandemia de coronavirus lo llevaron a dormir en las calles.

Medios venezolanos contaron que Freddy Mendoza, de 63 años de edad, se fue a España el pasado 8 de marzo con su hijo de 25 años con la intención de establecerse en la ciudad de Barcelona. Es sociólogo egresado de la UCV con un doctorado en Ciencias Sociales y a su hijo solo le faltaban las pasantías en el Buque Escuela para graduarse de ingeniero marítimo. Se fueron por adversar al Gobierno venezolano, pero ahora viven en una situación de desamparo grave y total. En Venezuela quedaron su esposa, también docente y dos hijas, de 18 y 15 años.

Por devengar bajos ingresos, decidió «probar suerte» en España aplicando para cualquier empleo, que perfectamente también podía realizar en el país. Sin embargo, por no tener los papeles migratorios en regla, tanto él como su hijo fueron sistemáticamente rechazados. La cita online para solicitar asilo fue asignada para el 12 de agosto pero es una fecha tentativa por los retrasos y la paralización de la los trámites migratorios que ha ocasionado la emergencia sanitaria.

El profesor Mendoza y su hijo fueron desalojados y deben vagar diariamente en busca de un refugio; no solo pasar la noche, sino para cargar su teléfono e informar a su familia que están bien. Hace unos días creyeron las falsas promesas de conseguir empleo en el campo en las afueras de Barcelona y gastaron lo que les quedaba en el traslado.

Una sobrina les compra online comida que ellos retiran y han podido sustentarse. Su situación podría extenderse por años, ya que en España se reciben muchas solicitudes de asilo que no han podido procesarse.

Cabe destacar que la derecha venezolana se ha dedicado a procurar recursos supuestamente para ayudar a los migrantes venezolanos en el exterior, sin embargo, todo ha sido más bien propaganda a su favor y este un claro ejemplo como ese dinero toma distintos rumbos a los bolsillos de esos políticos opositores.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook