En Desde Donde Sea, el filósofo y analista político, Miguel Ángel Pérez Pirela explicó de qué manera está sucediendo la expoliación de recursos de Venezuela en el extranjero, de la cual el oro venezolano que descansa en las bóvedas del Banco de Inglaterra, es apenas una muestra de un modus operandi para la «legalización del despojo«, la «legalización de la piratería» y la «legalización del robo», a la más pura usanza colonialista.

A su parecer, «en varias partes del mundo se está dando el mismísimo fenómeno de expoliación, de robo contra los activos del Estado venezolano, de la República Bolivariana de Venezuela, es decir, de los venezolanos y de las venezolanas. Hay una especie de judicialización no solo de la política, sino también de la mismísima soberanía de los Estados«, explicó.

Ello ocurre, porque se pretende supeditar la soberanía de los Estados «a la decisión de un juez, a la decisión de fiscales sin ningún tipo de jurisdicción», y de allí que estime que más grave incluso que la expoliación misma del oro venezolano, es que ello pretende hacerse «a partir de la decisión de un juez, a partir de la decisión de un fiscal».

Pérez Pirela puntualizó que esto contrasta con prácticas pretéritas, en las cuales un ejército de ocupación saqueaba los activos de un pueblo, mientras que en la actualidad, se le otorga la potestad a un juez o a un fiscal «la potestad legal de estar por encima de las leyes del país en cuestión».

No obstante, el experto mencionó que esta lógica de saqueo exhibida por los países europeos, no es nueva, sino que puede rastrearse al siglo XVII y lamentablemente, «en pleno siglo XXI» «sigue siendo la misma», por lo cual impera denunciarla.

«¿Qué hicieron los ingleses en África? ¿Qué hicieron los franceses en África? ¿Qué hicieron los alemanes? ¿Qué han hecho los Estados Unidos a lo largo de toda su historia, de México hasta La Patagonia, en eso que ellos llaman su patio trasero? Expoliar, saquear, robar, pero al menos antes se hacía a través de las armas, dejando la posibilidad de que los pueblos, aún en minoría bélica, pudieran responderle a las superpotencias bélicas y colonialistas del mundo», explicó, en tanto «ahora ni siquiera tienen el coraje, tienen el valor, de venir al territorio venezolano a expoliarnos, ahora simplemente estos piratas contemporáneos se esconden detrás de las supuestas leyes inglesas, de los tribunales gringos».

Añadió que esta clase de procederes le permitieron a Estados Unidos apropiarse de la petrolera Citgo, uno de los principales activos de Venezuela en el extranjero, luego de que un tribunal ordenara rematar acciones de la empresa por el orden de los 3.000 millones de dólares, aunque en realidad está valorada en 30.000 millones, apoderándose irregularmente de 27.000 millones de dólares de riquezas pertenecientes al pueblo de Venezuela.

A esta lista de expolios, finalizó, se sumó recientemente la entidad financiera Deutsche Bank, asentada en Alemania.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook