Este miércoles, con ocasión de la entrada en vigor del decreto 2020-0100 de la Gobernación del estado Miranda, en el que se establece un cronograma para la adquisición de alimentos e insumos básicos según el terminal de la cédula de identidad, el equipo reporteril de LaIguana.TV realizó un recorrido por el centro de la ciudad de Los Teques para verificar cómo se había acogido la medida, dictada en virtud del incremento de casos de Covid-19 en la entidad. 
 
Al respecto, se pudo apreciar que en los locales visitados por la periodista Mirelvis Gutiérrez se cumplían los protocolos definidos, a saber: indicación con «carteles u otros medios informativos con el cronograma establecido» en las afueras de los locales, desinfección de manos, toma de temperatura, uso del tapabocas y mantenimiento de la distancia social entre compradores y empleados. 
 
Empero, pese a la cuarentena radical, muchas personas circulaban este 29 de julio por el casco central de la capital mirandina y en algunos centros de expendio de mercancías había colas para ingresar, en las que no siempre se respetaba la distancia social recomendada por las autoridades sanitarias para prevenir nuevos contagios de la infección causada por el SARS-CoV-2.  
 
Esta situación de aglomeraciones parciales se ve favorecida por el hecho de que los comerciantes mantienen abiertos los establecimientos hasta el mediodía, momento en el que no deben quedar clientes ni dentro ni fuera de los locales, según refirió Gutiérrez.
 
Por otro lado, los equipos de perifoneo estaban activados en la zona. Conminaron a los encargados y dueños de negocios a venderles alimentos y otros productos de primera necesidad solamente a aquellos cuya cédula de identidad terminara en 2 o en 7 (los del día miércoles) y les solicitaron a personas que socializaban en la vía, acatar la cuarentena radical. 
 
«Por favor, desalojar. Estamos en cuarentena radical, no debemos estar sentados en los banquitos», demandó una funcionaria desde el camión de perifoneo.
 
(LaIguana.TV)
Comentarios Facebook