El filósofo venezolano, Miguel Pérez Pirela, analizó en su programa Desde donde sea, los hechos que están llevando a los Estados Unidos a perder la guerra con China, no solo en el campo económico y tecnológico, sino ahora también en el cultural.

En este sentido, explicó que el presiente Donald Trump inició la guerra comercial contra China en marzo de 2018, imponiendo aranceles al acero y aluminio. “Comenzamos con materia prima  y terminamos con redes sociales e industria cultural. No olvidemos esto”, enfatizó Pérez Pirela.

Asimismo, indicó que esta “medida golpeaba de lleno a muchas empresas estadounidenses —desde embotelladoras de latas de refrescos a fabricantes aeronáuticos— y que desató una escalada entre las dos potencias. En total, EE UU ha impuesto aranceles sobre productos chinos por valor de 360.000 millones de dólares (sobre un total de 452.200 millones de dólares importados en 2019) y China ha sancionado el equivalente al total de productos que compra de EE UU, 110.000 millones de dólares”.

Por otra parte, apoyado en un informe de la Reserva Federal de Nueva York, indicó que las compañías estadounidenses “han soportado prácticamente todos los costes” de los nuevos aranceles impuestos por la Administración, lo que ha reducido los beneficios y la inversión. Las represalias, decía el informe, les han obligado a cambiar sus cadenas de suministro, con el consiguiente incremento de costes. Tanto que, según los cálculos de la entidad, dos años de guerra comercial con China han reducido la capitalización de las empresas estadounidenses en 1,7 billones de dólares”.

En su análisis, Pérez Pirela profundizó en los ataques contra la libertad de empresa, de competencia y expresión que está propiciando el gobierno de Donald Trump con el objetivo de ganar las elecciones en el mes de noviembre.

(LaIguana.TV)
Comentarios Facebook