Desde Europa llegan malas noticias que pueden ser tomadas por los gobiernos latinoamericanos como un alerta sobre el riesgo de una segunda ola del COVID-19, la pandemia que ya ha cobrado la vida de más de un millón de seres humanos.

El programa Desde Donde Sea, que dirige el filósofo y comunicador Miguel Ángel Pérez Pirela, asumió nuevamente el análisis de la emergencia generada por la enfermedad que ha conmocionado al planeta entero. Volvió así al tema al que se dedicaron casi exclusivamente las emisiones de los meses de marzo, abril y mayo, cuando el virus hizo estragos en el Viejo Continente, el tiempo en que en Venezuela se desarrolló la primera fase de la cuarentena y otras medidas preventivas.

«Europa se relajó casi completamente en julio y agosto y ahora comienzan a llegar malas noticias desde Italia, Francia, República Checa y Alemania -dijo el presentador y ofreció algunos datos-. En Italia hubo 1 mil 648 nuevos contagios en las últimas 24 horas, unos 200 más que el día anterior. Pero se realizaron más de 90 mil pruebas, casi el doble que el lunes, según ministerio de Sanidad. Esto elevó los casos totales durante el año a 303 mil y las muertes sobre 35 mil». 

En Italia cada vez hay más indicios de que se extenderá el Estado de emergencia que se inició originalmente el 31 de enero hasta más allá del 7 de octubre para frenar los contagios. La viceministra Sanidad Sandra Zampa aclaró que no es un nuevo confinamiento nacional. Dijo que con el Estado de emergencia, el gobierno tiene la posibilidad de actuar muy rápido si así lo requiere la situación. El primer ministro, Giuseppe Conte, aseguró que «ahora estamos equipados para enfrentar la emergencia, pero si no se respetan las normas, la curva de contagio puede volver a descontrolarse. No se ha pensado en un confinamiento total, pero pueden hacerse cierres por zonas si es necesario».

Pérez Pirela comentó que cuando en Europa un funcionario dice que hará algo «si es necesario», quiere decir que lo hará en poco tiempo. Acotó que la preocupación general en Europa es que se presente un rebrote con el invierno, una posibilidad sobre la que había advertido la Organización Mundial de la Salud hace meses.

«Yo creo que Europa, de forma voluntaria, en julio y agosto, se relajó porque no tenía otra posibilidad. París, Roma, Florencia, Venecia viven del turismo y en los meses de julio y agosto hacen el grueso de sus entradas por turismo. Además había un problema de exacerbación de la paciencia de los europeos que no aguantaban más, y los gobiernos aceptaron darle un mínimo de esparcimiento. Pero fue pan para hoy y hambre para mañana. Ya viene el invierno, estación de las gripes, de los virus. Europa va a tener que pagar la cuenta de la relajación. ¿Qué va a pasar desde octubre hasta febrero? La gente parece que pensó que con el verano se había terminado la pandemia», dijo el moderador.

En lo que respecta a Alemania, la canciller Ángela Merkel ha propuesto limitar a 25 el número de personas en fiestas privadas y 50 para las celebraciones en espacios públicos. «A mí me sigue pareciendo una locura, a juzgar por los datos que daremos hoy día», planteó Pérez Pirela.

Merkel advirtió que Las cifras podrían llegar a 19 mil 200 contagios diarios si continúa la tendencia por lo que están esperando unas Navidades muy complicadas para la realidad sanitaria.

Prosiguió señalando que en España ha habido protestas por una especie de muro que se ha puesto entre los barrios pobres y los pudientes, de manera que solo están confinados los de menores recursos. «Los médicos aseguran que ya están otra vez saturados de pacientes de Covid-19. Recordemos lo que fue marzo y abril para España. En esta fecha están diciendo algo parecido a ese tiempo. Según reseña el portal RT,  los médicos están muy decepcionados por volver a altas tasas de infección y altas cargas de trabajo. Están saturados y hartos, piden refuerzos para el rastreo de contagios y para seguir atendiendo todo lo que no es COVID-19».

Subrayó este punto como muy importante, pues la realidad de todos los sistemas sanitarios del mundo es que la pandemia no ha hecho que desaparezcan las otras enfermedades. Se debe luchar contra el Covid y contra el resto de los problemas que lleva a las personas a buscar atención médica. Ese equilibrio precario está empezando a preocupar e nuevo al personal médico español. Aseguran que se les dijo a las autoridades que había que establecer mecanismos de detección precoz, pero esto no se hizo a tiempo.

«En París hay colas de hasta ocho horas para hacerse una prueba de COVID-19. Esto no se dice en los grandes medios. Y debemos recordar que en Francia hasta hace pocos meses estaban colapsados los hospitales, al punto de que mandaban a los mayores de 60 años a sus casas a morir sin tratamiento. Conozco personalmente casos así. A pesar de eso, Francia abrió sus escuelas poniendo en peligro a niñas niños adolescentes», puntualizó.

Continuando con el recorrido, Polonia también tiene cifras elevadas, mientras Eslovaquia y República Checa decretarán estado de emergencia. Según las restricciones, todos los eventos deportivos, culturales y servicios religiosos serán suspendidos. Bodas y funerales solo podrán realizarse si los asistentes muestran sus tests recién realizados. «Europa está echando para atrás. Se está dando cuenta de que cometió el error, el mismo que ahora están cometiendo en nuestra región países como Colombia y Brasil», advirtió.

Situación en Latinoamérica

Pérez Pirela pasó revista también a América Latina, que aún tiene pendiente superar la primera ola de la pandemia. Indicó que la región tiene 33,8% del millón de muertes y 27,7% de los 33,27 millones de casos que se han registrado en el planeta.

Las situaciones más comprometidas corresponden a países que están por encima del promedio regional según últimas cifras del Banco Interamericano de Desarrollo,  basadas en  las emitidas por la Johns Hopkins University. El indicador, en este caso, es el número de fallecimientos por cada 100 mil habitantes. Bolivia encabeza esta lista con 68,3 muertes por cada 100 mil personas; siguen Brasil, con 67,2; Chile, con 66,7; Ecuador, con 64,9; México, con 59,9; y Panamá, con 55 muertes por cada 100 mil habitantes.

Señaló que en Venezuela se sigue aplicando el esquema de 7×7 (una semana de cuarentena estricta y una de cuarentena flexibilizada) y esto ha ayudado a romper la cadena de contagios, pese a lo cual los casos positivos no han disminuido, aunque se mantienen extremadamente bajos en comparación con los países vecinos. «El gobierno sigue con el rastreo casa por casa como también lo hace Cuba, no esperar que la gente vaya a hacerse los test, sino que va a las casas y hace pruebas gratuitas. Lo digo porque Venezuela ha sido señalada y vilipendiada pero está dando clase de cómo mantener a raya los fallecimientos y contagios», destacó.

Como noticia positiva, reportó que la OMS incluyó a la región en un plan de entrega de millones de pruebas rápidas tipo test de embarazo que ofrecen resultados de 15 a 30 minutos.

Tema económico

La pesquisa realizada por el Equipo de Investigación de Desde Donde Sea también abarcó el aspecto económico. Para ello, tomó extractos del Informe del Impacto Económico del Consejo Mundial de Viajes y turismo en el que se indica que, solo en este sector, se han perdido 5 millones de empleos en México, 4,5 millones en Brasil, casi 1 millón en Argentina y casi 700 mil en Colombia.

Se trata de un daño sensible a esas economías porque en 2019, el sector turismo generó 16,9 millones de empleos, 7, 9%  de la fuerza laboral total de Latinoamérica. En cuanto al Caribe la actividad generó, en el año anterior a la pandemia,  2,8 millones de empleos, es decir, 15,2% de la fuerza laboral y aportó 58 mil millones de dólares, un 13,9% de la economía en la región.

Va para largo

En su visión panorámica del COVID-19, Pérez Pirela resaltó que India desplazó a Brasil y pasó a ser  el segundo país más afectados del planeta. Las autoridades dicen que está bajo control y que la mortalidad es baja, pero expertos aseguran que las cifras pueden ser muy superiores a las reportadas oficialmente.

Luego hizo referencia a las declaraciones del secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, quien habló de cifras escalofriantes: más de un millón de seres humanos han fallecido desde el inicio de la pandemia. «Y todavía veo gente por ahí y niños en brazos de sus padres sin mascarilla. Es gente que sigue pensando que esto es un juego», expresó el presentador.

Guterres insistió en que nunca debemos olvidar a cada una de las vidas perdidas durante esta crisis sanitaria, y dijo que «no se vislumbran mejores condiciones que puedan frenar la pérdida de empleos, la disrupciones en la educación y los trastornos en nuestras vidas. Podemos superar este desafío aprendiendo de los errores y llevando a cabo un liderazgo responsable. Nuestro futuro depende de la solidaridad como personas unidas y como naciones unidas”.

Pérez Pirela comentó estas palabras señalando que pueden traducirse con la expresión popular «esto es pa’ largo», y deploró que grandes potencias mundiales estén ignorando por completo las recomendaciones de Guterres. «En medio de esta pandemia, Trump rompió con  la OMS y siguió sancionando a naciones que él considera adversarias, mientras los países de la Unión Europea se pelearon entre sí por unas mascarillas. Desgraciadamente, no es la solidaridad lo que caracteriza la acción de los gobiernos de algunas potencias».

Citó declaraciones de Pedro Mouriño, fundador de IberAtlantic Global Corporation, quien aseguró que las sanciones económicas de EEUU impiden el suministro de componentes para la producción interna de medicamentos en países como Cuba e Irán. 

«Es muy cierto: EEUU boicotea, en medio de una pandemia no vista en más de cien años, la fabricación de medicamentos en países que ellos consideran enemigos y también ha rechazado la propuesta de Vladimir Putin de establecer unos corredores verdes, para vehicular ayudas humanitarias», remarcó.

El origen del coronavirus

Según el analista, una de las grandes preguntas en torno a la pandemia sigue siendo cuál es el origen del coronavirus. La OMS dio una respuesta. El secretario general, Tedros Adhanom, aseguró que es de origen natural. El organismo cree en la ciencia y la evidencia. Por eso hace un llamado a la ciencia, la solidaridad y las soluciones.

«En otras palabras, está diciéndole a Trump que los deje trabajar, que es necesario poner la politiquería a un lado. El mundo se está dando cuenta que un señor de 30 años, en short, dándole patadas a un balón o pegándole con un palo a una pelota no puede estar ganando millones de dólares, mientras los científicos son mal pagados en todo el mundo, aunque podrían salvar muchas vidas», sostuvo.

Recordó que en agosto pasado, la OMS estimó que Wuhan no fue posiblemente el lugar donde le coronavirus pasó de animales a humanos, aunque allí se registraron los primeros casos. En julio, el director del Laboratorio del Instituto de Virología de Wuhan, Yuan Zhiming, rechazó las especulaciones que vinculaban a esta institución con el origen del COVID-19, asegurando que es imposible que un virus saliera de sus instalaciones al ser estas un centro de alta seguridad.

«Lo que pasa es que preferimos, en lugar de oír a los científicos, prestarle atención a gente que no se ha leído un solo libro en su vida, como Trump o Bolsonaro,  políticos de mentes supinas que ponen en riesgo a su población por malacrianzas políticas o cálculos electoreros. También Piñera y Duque que sucumben a las presiones del dinero, del comercio, de las grandes familias, han obligado a sacar a los trabajadores a las calles a arriesgar la vida para llenarse los bolsillos. Los dueños de centros comerciales han obligado a las autoridades a que les permitan abrirlos y las líneas aéreas han presionado a los gobiernos para abrir los vuelos. El dueño de la aerolínea seguro que está en su casa, bien resguardado. En nombre de la prosperidad se echa a la calles a la gente a defender la economía, es decir, que los pendejos de siempre trabajen para los vivos de siempre», manifestó.

Libro

La lectura recomendada del día fue Por todo espacio, por este tiempo, de Mónica Rivero Cabrera y Alejandro Ramírez Anderson, un libro de crónicas y fotografías del recorrido de Silvio Rodríguez por barrios pobres de Cuba.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook