La campaña presidencial en Estados Unidos sigue teniendo como principal tema a Venezuela y las promesas para «el futuro» de los venezolanos. Ya el actual presidente y candidato republicano, Donald Trump, ha exprimido esta matriz mediática de distintas formas y su contrincante demócrata Joe Biden no se aleja de esa tendencia.

Pareciera y da la sensación que la elección por la Casa Blanca es para gobernar Venezuela y no para elegir al presidente de los Estados Unidos. Promesas de derrocar al Gobierno de Nicolás Maduro, de «proteger a los venezolanos» y de controlar los recursos del país argumentando una falsa lucha contra «el narcotráfico», «el terrorismo» y «la corrupción», se hacen cada vez más importantes en los discursos de los dos candidatos a la Presidencia estadounidense.

Joe Biden sigue por esa vía, siempre utilizada como campaña en distintos procesos eleccionarios fuera de Venezuela en cualquier parte del mundo.

Ahora, el candidato demócrata ha prometido -tratando de ganar votos- que si llega a la Casa Blanca concederá inmediatamente el Estatus de Protección Temporal (TPS) a los venezolanos que están en Estados Unidos; algo que según las cifras oficiales, «beneficiaría» a unos 150.000 migrantes.

“Maduro, a quien he conocido, es un dictador, así de sencillo. Y está causando un sufrimiento increíble al pueblo venezolano para mantenerse en el poder”, alegó Biden este lunes desde Miami, Florida, para justificar la mencionada promesa.

De acuerdo al diario El País de España, la promesa de Biden se hizo mientras Trump -en Washington- acaparaba los focos con la aparatosa puesta en escena de su traslado a la Casa Blanca desde el hospital Walter Reed, donde ha estado ingresado desde el viernes convaleciente de la COVID-19.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook