La Justicia de Ecuador solicitó este martes a la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol) que activara sus notificaciones rojas para proceder a las detenciones de los sentenciados por el caso ‘Sobornos’ que se encuentran fuera del país, entre quienes se destaca el expresidente Rafael Correa, residente en Bélgica desde 2017.

Aquel pedido, que lleva la firma del juez Iván León, apunta contra 15 de los condenados, a más de 13 días desde que se ordenó sus capturas. Además del referente de la denominada Revolución Ciudadana, en el listado figuran los nombres de los exministros Vinicio Alvarado y María de los Ángeles Duarte, y el exsecretario Wálter Solís.

En su argumentación, el magistrado expresó que «actualmente hay una sentencia condenatoria firme», según cita El Comercio. No obstante, Correa criticó la medida en redes sociales, calificándola como un «nuevo ridículo para Ecuador». Para el dirigente progresista, todo es parte de una presunta estrategia para afectar incluso su propia economía: «Por supuesto, habrá que gastar nuevamente en abogados, limitaciones de viajes, etc. Así buscan quebrarnos», opinó.

«Instrumento de persecución política»

Con ese tono, tildó al magistrado de «corrupto completo», y compartió un enlace hacia el portal Justicia Amarrada, que muestra un aparente intercambio de correos entre la secretaria de la Fiscalía General Martha Caiza Cando y el juez León, por el caso ‘Sobornos’.

Para el correísmo, estos posibles mensajes buscaban perjudicar a Correa y al exvicepresidente Jorge Glas —actualmente detenido—, «dejando en evidencia que la causa no es más que un vil montaje como instrumento de persecución política», se lee en el sitio.

La causa judicial ya mencionada gira en torno a posibles aportes irregulares al frente Alianza PAIS, presuntamente producidos entre 2013 y 2014 por parte de empresas multinacionales. Entre ellas, está la constructora Odebrecht, una firma brasilera que protagonizó escándalos de corrupción en varios países de la región. Sin embargo, Correa siempre sostuvo su inocencia.

En los últimos días, el Consejo Nacional Electoral (CNE) ya había rechazado su postulación como candidato para ser el próximo vicepresidente, y debió ser reemplazado por Carlos Rabascall, un ingeniero comercial, periodista especializado en economía y CEO de una empresa de comunicación estratégica.

(RT)

Comentarios Facebook