En conversación con el periodista Clodovaldo Hernández para Cara a Cara, la abogada y constituyente María Alejandra Díaz explicó cómo se articuló el guion de ataque contra Venezuela desde la Organización de las Naciones Unidas, tomando como base los derechos humanos.

Díaz estima que la primera premisa que hay que asumir es que en la actualidad, la ONU «es la cara moral de los intereses corporativos» mundiales, antes que los intereses de los Estados-Nación y por ello pudo conformarse la «Misión Independiente» en el seno del Consejo de Derechos Humanos del organismo multilateral, aun sin contar con la mayoría de votos requeridos.

En 2019, relató la experta, un grupo de más de 120 países «votó en favor de un informe detallado en torno a la situación de derechos humanos en Venezuela«, considerando que las medidas coercitivas unilaterales implementadas por Estados Unidas han afectado negativamente al país también en este ámbito.

Sin embargo, desconociendo esta decisión, un grupo minoritario dentro de los 47 países que conforman el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, logró aprobar y articular una «Misión Independiente», gracias a la conformación «para la votación interna en el Consejo«, explicó la constituyente.

«Es como un informe sombra: mientras que un grupo de más de 120 países aprueba, en una primera resolución, una misión oficial que está trabajando con el Estado venezolano (…), ellos aprueban a segunda mano un grupo de menos de la mitad de los 47 países que conforman el Consejo de Derechos Humanos con Estados Unidos por detrás, para poder justificar que Venezuela es violadora de derechos humanos», detalló.

Estos movimientos, en su criterio, forman «parte de un guion», que explican, por ejemplo, que Juan Guaidó exija «la aplicación de la teoría de la responsabilidad de proteger», eufemismo con el cual se pretende justificar jurídicamente una intervención contra Venezuela.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook