En conversación telefónica sostenida durante la mañana de este viernes 16 de octubre, Alberto Fernández y Emmanuel Macrón dialogaron, entre otros temas, sobre la crisis venezolana, recoge un comunicado publicado por la Casa Rosada.

Los mandatarios «coincidieron en señalar la necesidad de que se encuentre una salida democrática con pleno respeto a los derechos humanos», en virtud de los intereses comunes que, según Fernández, unen a Argentina con Francia, a saber: «los derechos humanos, las libertades, el medio ambiente y el lado humanitario frente a la pandemia».

De acuerdo con lo expresado en el documento, el presidente argentino «ponderó el trabajo que viene desarrollando Michelle Bachelet como Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos» y en tal sentido, le solicitó a su homólogo que «la siga respaldando».

Recientemente, Buenos Aires se enfrentó a una oleada de críticas y reacciones adversas entre sus propios aliados internos, tras respaldar una propuesta adelantada por el Grupo de Lima, en la que se acusaba a Venezuela de practicar violaciones sistemáticas a los derechos humanos, con base en un informe fraudulento presentado por la «Misión Internacional Independiente de determinación de los hechos sobre la República Bolivariana de Venezuela», parainstitución que opera al margen de la oficina de la Alta Comisionada sobre la materia, Michelle Bachelet.

Algunos analistas señalaron entonces que este viraje en la política exterior de Fernández obedecía a la difícil situación de financiera y económica que atraviesa su país, heredada de la gestión derechista de Mauricio Macri y agravada por la pandemia.

El Gobierno de la nación suramericana informó que el diálogo entre los dignatarios había versado sobre «la relación bilateral y la situación global en medio de la pandemia del coronavirus», si bien se precisa más adelante que «Macron felicitó a su par argentino por el acuerdo con los acreedores privados y el presidente Fernández ratificó su agradecimiento al apoyo del gobierno francés en medio de la negociación. También ponderó el continuo respaldo de ese país a las negociaciones del gobierno con el FMI y la búsqueda de su normalización».

De su lado, Fernández aseguró que su gobierno mantenía «un buen vínculo» y «un buen nivel de conversación» con el Fondo Monetario Internacional, de cara a los desafíos que depara el futuro. «Necesitamos un acuerdo que nos dé tiempo y permita volver a crecer», dijo.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook