Los pacientes hepáticos venezolanos que recibían colaboración de Citgo tienen actualmente un panorama muy difícil, ya que los altos costos de tratamientos, controles y seguimientos se encuentran fuera de su alcance, debido a la suspensión de la ayuda que dejó de ser suministrada ante el robo de la filial de Pdvsa en Estados Unidos y sus cómplices locales.

Leudi Parra, madre del niño Istvan Alexander Díaz Parra, de 9 años de edad, quien es paciente hepático, aseguró que al pasar Citgo bajo potestad del “gobierno encargado” del autoproclamado Juan Guaidó nunca más les respondieron los mensajes y cartas de los familiares de los afectados.

“Ellos cortaron comunicación con PDVSA ellos me dijeron que en Citgo no atienden las llamadas, se desaparecieron y la Fundación ya no responde los teléfonos ni correo electrónicos”, destacó Parra.

Aseguró que mientras Citgo estuvo bajo la tutela del Estado tenían ayuda a través de la Fundación Simón Bolívar, que se financiaba con fondos de la referida compañía que fue despojada a Venezuela.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook