Todo apunta a que Primero Justicia (PJ) y Voluntad Popular (VP) están enzarzadas en una reyerta al interior del llamado G4 –coalición de respaldo a Juan Guaidó conformada por los partidos antes mencionados, más Acción Democrática (AD) y Un Nuevo Tiempo (UNT)–, en virtud de que la tolda aurinegra demanda, entre otras acciones, la rotación del «interinato» que ejerce Guaidó desde enero de 2019, cuando se autoproclamó presidente de la República.

A mediados de octubre, citando fuentes varias de primer orden dentro del G4, el periodista Vladimir Villegas divulgó la especie en Twitter, asegurando, además, que la propuesta habría provenido de PJ, pero, hasta ese momento, la organización política no había logrado el respaldo mayoritario dentro de los copartidarios del ala antidemocrática de la oposición.

Villegas fue desmentido casi de inmediato por dirigentes como Henry Ramos Allup (AD), mas el pasado 26 de octubre publicó imágenes del documento en el que se recoge lo por él anunciado y que da cuenta, en sus propias palabras, «de las diferencias entre Primero Justicia y Voluntad Popular, que cada día aumentan con respecto al resultado y al rumbo de la política impulsada por Guaidó».

¿En qué consiste la propuesta de PJ difundida por Vladimir Villegas?

1) Salir de Maduro

A lo largo de cuatro páginas, se precisan siete acciones que el G4 debería emprender para «salir de Maduro» –objetivo terminal de su esfuerzo–, salpicadas de críticas y enmiendas para corregir el rumbo, según ellos, desviado, durante el interinato guaidosista.

En juicio de los autores, en el país impera «reconstruir un momentum político de presión»,  sin escatimación de tiempo y recursos, que permita «inducir un momento de fuerza que ponga en jaque a Maduro», para lo cual, apuntan, ha de convertirse «la crisis social en  política». 

La salida del Gobierno Bolivariano, en su criterio solamente podría darse a si se concreta una fractura político-militar, para lo cual es indispensable aliarse con otros dirigentes de la oposición, como Henri Falcón, María Corina Machado o Henrique Capriles Radonski. «Debe ser una unidad inclusiva y buscar que todos estén dentro de un programa común», precisan. 

2) Rotación de cargos, fecha límite y responsabilidades del «gobierno interino»

En el texto se indica que «debe haber una rotación total de todos los cargos» –presidencia interina, pseudocancillería y «Centro de Gobierno» a partir de enero de 2021, siguiendo la metodología que se estableció cuando la oposición asumió el control del Legislativo en 2016.

A este respecto, por una parte se arguye que «no es posible extender el Gobierno Interino y todos sus cargos, cuando sus resultados han sido de total fracaso en el manejo del dinero y de la política» y por la otra, se aduce que la ausencia de rotación es una traba en la reconstrucción de «una fuerza interna», meta que se declara como la más «importante en este momento». 

3) Desaparición del «gobierno interino»

En el documento, cuya paternidad Vladimir Villegas atribuye a PJ, se declara categóricamente que el «gobierno interino debe desaparecer» y solamente deberá mantenerse la figura de la presidencia interina, que fungirá «como representante internacional de la oposición» y «como representante legal de cualquier juicio» relacionado con «los activos» o «con problemas de derechos humanos».

Esta propuesta se justificaría porque, denuncian, «desde el año pasado, la creación de una burocracia, se ha convertido en un fin en sí mismo», trayendo como consecuencia un desvío de lo que este grupo considera que es «su razón de ser»: «salir de Maduro». 

4) Negociación y venideras contiendas electorales

Se asume que el futuro de este grupo político dependerá de una negociación con el gobierno venezolano –al que llaman «la dictadura»– y para que esta tenga legitimidad, destacan que será indispensable «oficializar una sola instancia» de interlocución, incluso a nivel internacional, so pena de «ser desplazados por actores como ‘la mesita'». 

Por otro lado, se inquiere en cuál será la postura oficial del G4 frente a las futuras contiendas electorales –comicios regionales, municipales, referéndum revocatorio y elecciones presidenciales– y en ese sentido, de preguntan si se enajenarán «siempre o no de las elecciones». 

En el texto, se reconoce, asimismo, que su modo de «hacer política» en Venezuela, no se compadece con las necesidades reales, que apuntan hacia la resolución de los problemas que aquejan a la población «y no en la burocracia del gobierno interino». 

5) Un «trust» para manejar los activos de Venezuela en el extranjero

Para el manejo de los activos de la República en el exterior, en el documento difundido por Villegas se propone la creación de un conglomerado –trust– que deberá contratar «a un grupo de gerentes independientes del mejor nivel», que tendría a su cargo, además del manejo de estos recursos, los procesos judiciales. 

A su parecer, ha de separarse «el manejo de los activos del mundo político», para que los políticos puedan asumir su rol: «sacar a Maduro del poder». 

6) La Asamblea Nacional cesa funciones el 5 de enero de 2021

A contrapelo de la tesis de la «continuidad administrativa» esgrimida por Juan Guaidó y Henri Ramos Allup, entre otros, la propuesta atribuida a los justicieros señala que «no se va a prolongar la vida de la Asamblea Nacional», pues esta cesa funciones el 05 de enero de 2021. 

En su lugar, se indica que se utilizaría «como modelo, como espejo» del actual parlamento, «la estructura de la Comisión Delegada», que debe abrirse, sin menoscabo de la presencia del G4, a la sociedad civil, para que pueda fungir como «centro de conducción política de toda la oposición». 

La razón que se aduce para asumir la extinción de la actual legislatura y la adopción de la precitada estructura, antes que constitucional, es administrativa: controlar totalmente «cómo se gasta el dinero» en el seno de lo que sobreviva del «gobierno interino». 

7) «Presión interna» para derrocar a Maduro

En el texto se admite que durante el «interinato» de Juan Guaidó, la oposición «se ha descuidado a la gente y a la organización social», fuerzas indispensables para transformar la crisis social en una de orden político que fuerce a la salida del actual gobierno.

Por ello, sugieren que «se debe invertir recursos, tiempo, foco y energía en restablecer una base fuerte política y social, a nivel de los barrios, las parroquias y los municipios». 

8) La transición más cara de la historia: acabar con el despilfarro de fondos públicos

El último punto abordado en el presunto documento de la disputa entre PJ y VP es el relativo al manejo de los fondos públicos y a ese respecto, se exige que no debe gastarse ni pedirse más dinero del proveniente de fondos públicos congelados, pues el ya solicitado –80 millones de dólares– es más que suficiente para financiar las operaciones opositoras.

«80 millones de dólares es más que suficiente dinero, eso es casi que la transición más cara del mundo. Estamos para salir de Maduro, no para manejar fondos», concluye. 

(LaIguana.TV) 

Comentarios Facebook