En Desde Donde Sea, el analista político y doctor en Filosofía, Miguel Ángel Pérez Pirela, analizó las razones por las cuales el pasado 10 de noviembre, el Congreso de Perú destituyó al ahora expresidente Martín Vizcarra

Pérez Pirela explicó que este acontecimiento se inscribe dentro de una crisis institucional de largo aliento que atraviesa el país andino desde 1990, puesto que desde entonces, todos los presidentes se han evadido de la justicia, han sido encarcelados e incluso, han cometido suicidio tras verse inmersos en escándalos de corrupción, como es el caso del expresidente Alan García. 

Con el paso del tiempo, la crisis solo ha empeorado, al punto tal que Perú ha tenido tres presidentes en cuatro años. El último de ellos es Manuel Merino, quien asumió las funciones ejecutivas tras aprobarse en el Congreso la moción de vacancia contra Vizcarra y estará en el cargo hasta el próximo 12 de abril, cuando asuma el vencedor de los comicios presidenciales, que ya convocó para el domingo 11 de abril.

Vizcarra fue el compañero de fórmula de Pedro Pablo Kuczynski, que fue electo presidente el 10 de abril de 2016 y destituido por el Congreso el 23 de marzo de 2018 por su implicación en casos de soborno y extorsión, cargos similares que los que condujeron a la remoción de Vizcarra de su posición.

En sus dos años de mandato, refirió el también director de LaIguana.TV, la relación de Vizcarra con el Poder Legislativo estuvo caracterizada por tensiones y pugnacidades, pues al asumir el poder, su primera acción ejecutiva fue disolver el Congreso.

Empero, aunque el nuevo parlamento era aparentemente más proclive a él, finalmente lo destituyó y le dio «un golpe de Estado moral», al inhabilitarlo «moralmente de por vida», en función de los presuntos actos de corrupción que habría cometido en el pasado.

El experto puntualizó que esta no fue la primera moción de vacancia que Vizcarra hubo de enfrentar sino la segunda. La primera, promovida hace unas pocas semanas, no tuvo éxito.

«Tras un extenso debate de más de cuatro horas, los detractores del mandatario en el Parlamento lograron conseguir los 87 votos necesarios, de los 130 posibles, para avanzar la destitución», explicó, con base en la investigación que adelanta la Fiscalía peruana «por un presunto caso de corrupción en la construcción de un hospital cuando era gobernador regional de Moquegua».

Finalmente, 105 parlamentarios votaron a «favor de la interrupción de su mandato y solo 19 se inclinaron por la continuidad».

(LaIguana.TV)

 
Comentarios Facebook