Un periodista británico publicó una foto de la reina Suthida de Tailandia acompañada de una mujer con unas rodillas muy dañadas. La impactante imagen generó indignación entre los usuarios de la red. Es que una de las señas de respeto más comunes en el país es arrodillarse ante los monarcas.

«Cuando tu trabajo requiere que pases gran parte del tiempo de rodillas», así describió el periodista escocés Andrew MacGregor Marshall la polémica imagen que compartió en su cuenta de Twitter.

«Esclavitud moderna», comentó un usuario. Algunos calificaron la tradición tailandesa de «estupidez» y «vergüenza».

Existen numerosas imágenes que muestran a los sirvientes y funcionarios arrodillarse ante los miembros de la familia real tailandesa.

(Sputnik)

Comentarios Facebook