#LoÚltimo
El hijo de Pablo Escobar confirma que su padre se suicidó y contó todo en un libro (+detalles)
Noviembre 8, 2014
La Iguana Google Plus

HIJO-DE-PABLO-ESCOBAR-C.jpg

Juan Pablo Escobar, hijo del narcotraficante colombiano Pablo Escobar, revela el alma criminal de su padre en su libro “Pablo Escobar: Mi padre”, en el que cuenta que el capo no murió en manos de la policía sino que suicidó, según reveló en una entrevista.

 

El 2 de diciembre de 1993, Pablo Escobar acabó con su vida cuando se vio acorralado en los tejados de una vivienda de Medellín (este de Colombia), país donde creó un imponente cártel de la droga, logró hacerse de una gran fortuna y dirigió una red criminal.

 

Juan Pablo, que no intenta justificar a su padre sino “entender lo que motivó una violencia que terminó destruyendo un país”, durante 20 años adoptó un nombre ficticio, Juan Sebastián Marroquín, para poder sobrevivir y ahora vive en Argentina junto a su esposa, su hijo de dos años, su madre y su hermana.

 

“Este libro no tiene ánimo de revanchismo (revancha), lo importante es relatar la historia, entenderla en toda su dimensión, comprender que yo tuve la capacidad de desprenderme de los afectos como hijo para poder describir a mi padre tal cual era”, dijo, a quien calificó como “narcotraficante, terrorista y asesino”.

 

Juan Pablo Escobar reseñó que su padre enviaba droga a Miami (sureste de EE.UU.) “sin ningún tipo de ocultamiento” porque “había una serie de agentes de la DEA (oficina antidrogas de EE.UU.) corruptos que lo permitían”.

 

“Mi padre era el jefe del cártel de Medellín, yo nací y crecí en ese contexto, sus amigos eran los peores bandidos y criminales que ha conocido la historia de este país”, recordó Juan Pablo.

 

“En las piñatas en vez de juguetes se metían fajos de billetes, allí intervenían niños, madres, padres, todos querían meter la mano. El zoológico (cebras, jirafas, hipopótamos), las motos que llegué a acumular (con apenas nueve años), las mansiones suntuosas. Lo que vale la pena de todo eso destacar es que no quedó nada, todo fue destruido”, agregó.

 

Para Juan Pablo “el narcotráfico nunca es un buen negocio porque termina quitando todo, desde los afectos hasta la libertad y la propia vida”. Confía en que su libro sirva para entender que Pablo Escobar no se detenía y firmaba sus propias sentencias.

 

 

(teleSUR-EFE)

 

HIJO-DE-PABLO-ESCOBAR-A.jpg