La Secretaría General de la Organización de Estados Americanos (OEA) condenó los incidentes desatados por cientos de partidarios del presidente de EEUU, Donald Trump, dentro y fuera del Congreso mientras las cámaras debatían la certificación de la victoria electoral del demócrata Joe Biden.

«La Secretaría General de OEA condena y repudia el atentado contra las instituciones que se está perpetrando en el día de hoy en Estados Unidos por manifestantes que desconocen los recientes resultados electorales. La democracia tiene su pilar fundamental en la independencia de los poderes del Estado, los cuales deben actuar completamente libres de presión», dice un comunicado del organismo.

El texto agrega que el ejercicio de la fuerza y el vandalismo contra las instituciones «constituye un grave ataque contra el funcionamiento democrático».

«Exhortamos a recuperar la necesaria racionalidad y a cerrar el proceso electoral conforme a la Constitución y a los procedimientos institucionales correspondientes», agrega el comunicado de la OEA.

OTAN

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, instó a respetar los resultados de las elecciones presidenciales en EEUU y calificó de «estremecedores» los enfrentamientos que ocurren frente al Capitolio de Washington.

«Unas escenas estremecedoras en Washington, D.C. El resultado de las elecciones democráticas debe respetarse», tuiteó Stoltenberg.

CIDH

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) condenó los actos violentos protagonizados en el Congreso de Estados Unidos por partidarios del presidente Donald Trump y reclamó que los responsables sean investigados y sancionados.

«La CIDH urge al Estado a restablecer la seguridad y el funcionamiento parlamentario, investigar rigurosamente los hechos, incluyendo las figuras que incitan la violencia y atentados contra instituciones democráticas, sancionar los responsables y garantizar su no repetición», declaró la comisión desde su cuenta en la red social Twitter.

Asimismo, condenó la interrupción violenta de la sesión conjunta del Congreso para certificar los resultados de la elección presidencial e instó a las personas involucradas a abstenerse de recurrir a la violencia y en su lugar utilizar las vías institucionales para sus reclamos.

Colombia

Por su parte, la Cancillería de Colombia, en nombre del Gobierno, expresó el respaldo a las instituciones de Estados Unidos y se mostró solidaria con el Congreso de ese país.

«Canciller Claudia Blum expresa su respaldo a las instituciones de Estados Unidos y reconoce la solidez de su ejemplar democracia. Rechazamos los actos violentos de hoy y ratificamos nuestra solidaridad con el Congreso y las instituciones constitucionales de los Estados Unidos», indicó la cancillería en su cuenta de Twitter.

Venezuela

El Gobierno de Venezuela también manifestó su inquietud por los acontecimientos que se registran en Washington.

«El Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela expresa su preocupación con los hechos de violencia que se están llevando a cabo en la ciudad de Washington, Estados Unidos!», indicó la Cancillería de la nación caribeña en un comunicado.

En el texto las autoridades venezolanas indican que Estados Unidos está atravesando por «lo mismo que han generado en otros países con sus políticas de agresión».

En ese sentido, señalan que aspiran a que en breve cesen los hechos de violencia y la población encuentre vías pacíficas para expresar su repudio contra el sistema político y social de Estados Unidos.

Costa Rica

El Gobierno de Costa Rica expresó su condena a todo acto violento que dañe los procesos democráticos, tras confirmar que sigue de cerca los recientes incidentes en el Congreso de Estados Unidos.

«Costa Rica reitera su condena a todo acto de violencia que interfiera con el sano desarrollo del sistema democrático», recalcó el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de esa nación centroamericana en su cuenta de la red social Twitter.

La Cancillería costarricense expresó además su confianza en «la solidez histórica de la institucionalidad democrática de Estados Unidos, así como en el profundo sentimiento de respeto por el Estado de Derecho».

Chile

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, manifestó su rechazo a las acciones violentas que se registraron en la sede del Capitolio.

«Chile rechaza las acciones destinadas a alterar el proceso democrático en Estados Unidos y condena la violencia e indebida interferencia con las instituciones constitucionales», señaló el mandatario en su cuenta de Twitter.

Piñera aseguró que Chile confía en la solidez de la democracia estadounidense para garantizar el imperio de la ley y el estado de derecho.

Ecuador

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, también mostró su rechazo por los actos de violencia perpetrados en Washington.

«Rechazamos los actos de violencia perpetrados hoy en Washington, debe respetarse el estado de derecho tradicional de Estados Unidos, la institucionalidad y las garantías al debido proceso», escribió el mandatario ecuatoriano en su cuenta de Twitter.

Moreno añadió que en democracia el reconocimiento de la voluntad de los ciudadanos es imperativo.

Unión Europea

El Alto Representante de la Unión Europea, Josep Borrell, calificó de un «asalto a la democracia de EEUU y al imperio de la ley» lo ocurrido en Washington.

«A ojos vista del mundo entero la democracia estadounidense parece estar asediada. Es un asalto jamás visto a la democracia de EEUU, sus instituciones y el imperio de la ley. Esto no es América. Los resultados electorales del 3 de noviembre deben respetarse plenamente», tuiteó Borrell.

​La jefa de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, declaró a su vez que confía «en la resistencia de las instituciones de EEUU y de la democracia».

«Un traspaso pacífico del poder es lo fundamental. Joe Biden ganó las elecciones. Espero trabajar con él como el próximo presidente de EEUU», tuiteó la alta funcionaria europea.

El Congreso de EEUU se encontraba certificando los votos del Colegio Electoral en los comicios presidenciales de noviembre, pero tuvo que suspender la sesión luego de que cientos de manifestantes del Donald Trump se enfrentaran con la policía y muchos de ellos ingresaran al Capitolio, sede del Poder Legislativo.

Antes de la sesión, Trump habló con sus partidarios en un mitín cerca de la Casa Blanca e instó a los participantes a marchar hacia el Capitolio para «luchar» contra los resultados de las elecciones.

Tras los incidentes Trump ordenó a la Guardia Nacional y a otros servicios de protección federales que se desplieguen en el edificio del Capitolio para ayudar a las fuerzas del orden local.

Por su parte, la alcaldesa de Washington DC, Muriel Bowser, declaró un toque de queda desde el 6 de enero por la noche hasta la madrugada del 7.

(Sputniknews)

Comentarios Facebook