El colectivo Mujer Wayuú se pronunció contra las declaraciones de la modelo colombiana Elizabeth Loaiza, a quien señalan de mentir sobre unas acusaciones que califican de falsas, en las que la modelo asegura haber sido víctima de secuestro y extorsión durante una visita turística que hizo a la Alta Guajira, sin tener conocimiento de las tradiciones y leyes ancestrales de la etnia aborigen dentro su territorio originario.

“Claramente la señora Loaiza desconoce que los territorios indígenas tienen sus propias normas y Ley de Origen, que no son usadas por capricho. A su vez, malinterpreta el derecho a la compensación por una falta que cometieron sus compañeros de viaje al iniciar una pelea y agredir físicamente a un miembro del Pueblo Wayúu hasta hacerlo sangrar, dentro del territorio ancestral, además de usar sus comentarios motivando a la discriminación desconociendo el contexto cultural y territorial que vive el pueblo wayuú”, dijo la organización en un comunicado.

El colectivo también aseguró que Elizabeth Loaiza debe disculparse con la comunidad wayuú, pues sus declaraciones podrían generar un impacto negativo en el turismo de La Guajira.

“Solicitamos a la señora Elizabeth Loaiza Junca respeto, que rectifique la información y se disculpe públicamente por esta agresión a la nación Wayuú y a toda la comunidad del Cabo de la Vela que tiene su sustento en la actividad turística desde hace muchos años”, dice el comunicado del colectivo.

Elizabeth Loaiza es una modelo colombiana que denunció haber sido secuestrada mientras realizaba una visita turística en la Alta Guajira de Colombia y resultó retenida por una comunidad wayuú al ser señalada de violar las leyes y tradiciones de ese pueblo indígena.

Según reseñó el portal digital colombiano Diario del Norte, Loaiza denunció que fue víctima de secuestro y extorsión; sin embargo, la Policía Nacional entregó su versión a dicho medio donde se muestra otra versión de los hechos denunciados por Loaiza a través de redes sociales.

De acuerdo con la institución, Loaiza hacía parte de una excursión turística que el pasado 17 de enero ingresó con varios vehículos a un sitio conocido como Ojo de Agua, que para los nativos wayuú de la zona es sagrado. Esto dio lugar a un reclamo de los indígenas.

Posteriormente, el desencuentro entre visitantes y nativos originó “una riña, situación que fue atendida por la corregidora indígena del Cabo de La Vela, quien pidió el acompañamiento de la Policía Nacional y propuso que se dirimieran las diferencias aplicando los usos y costumbres de la cultura wayuú, para permitir que fuera reparada la ofensa de los visitantes a los nativos de esta región”.

Las partes llegaron a un acuerdo y los turistas siguieron su recorrido por Cabo de la Vela.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook