El grupo de venezolanos y persona de otras nacionalidades -a quienes el Gobierno de Perú les impide el paso, manteniéndolos en condiciones inhumanas en la frontera con Ecuador- clama porque cesen los disparos por parte de los militares peruanos.

Medios internacionales reseñan que para «evitar la entrada de venezolanos, las fuerzas peruanas han realizado disparos desde la zona limítrofe, pese a que los caminantes han pedido cesar el fuego por la presencia de niños».

Desde el mes de enero se encuentran desplegados 1.200 militares peruanos y vehículos blindados en la frontera con Ecuador para evitar el paso.

Esta situación ha provocado un colapso en los servicios públicos del municipio ecuatoriano de Huaquillas, en la frontera con Perú, debido a que estas personas se han visto en la obligación de dormir en calles y plazas.

«Es desbordante lo que está sucediendo ya que al no poder pasar se colapsan los servicios básicos de Huaquillas, se crea un problema social porque no tienen para comer, vestir, servicios básicos’, señaló el alcalde de Huaquillas, Alberto Astudillo, al medio la Voz de América (VOA).

Por su parte, el ejército ecuatoriano también se desplegó en la frontera para evitar el avance de los venezolanos.

Esta semana fueron movilizados 200 efectivos y 20 vehículos tácticos Hummer a la frontera con Perúm «Con la finalidad de ejercer un control militar minucioso, permanente y efectivo en el límite político internacional, en la frontera sur, el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas reforzó su presencia militar con 200 efectivos movilizados en 20 vehículos tácticos», indicó en un comunicado oficial la Fuerza Armada ecuatoriana.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook