Este alimento es uno de los más usados en la cocina de millones de personas alrededor del mundo y muchos saben que al momento de prepararla van a llorar, pero, ¿cómo evitar esta reacción química generada al cortar una cebolla?

A continuación, cinco formas de cortar una cebolla sin lágrimas:

1.Un cuchillo afilado hace que los cortes no aplasten la cebolla, de esta manera liberará menos ácido. Se puede empezar a cortar una cebolla desde un extremo de la raíz, esto hará que la mayoría de los compuestos de azufre nocivo escapen.

2.Enfriar las cebollas por 30 minutos en el refrigerador o 10 a 15 minutos en el congelador hará que la reacción química que genera la cebolla al cortarla viaje con menor velocidad, pues cuando se la corta a temperatura ambiente el aire permite que viaje a gran velocidad llegando hasta los ojos y produciendo muchas lágrimas.

3.Remojarla en agua. Una vez que se corta la punta de la cebolla se la debe colocar en un recipiente con agua. El líquido vital absorberá el ácido que provoca las lágrimas, aunque es probable que debilite el sabor del alimento.

4.Ventilar las cebollas. Si bien la reacción ácida viaja a gran velocidad con el aire, también es posible redireccionarlo con la ayuda de un ventilador para que no llegue a los ojos.

5.Gafas contra cebollas. Si los trucos anteriores no son efectivos para ti, es probable que tengas las glándulas lagrimales más sensibles de lo normal. En ese caso puedes optar por usar unas gafas protectoras que suelen usarse para bucear y de esta manera aislar el contacto del aire externo incluyendo la reacción química de la cebolla con los ojos.

Estos consejos publicados por Express recuerdan que si decides emplear el método de enfriar las cebollas, no se debe pasar el tiempo indicado, de lo contrario se ablandarán más y podría causar más lágrimas.

(Sputnik)

Comentarios Facebook