En la presentación del informe preliminar en el que se da cuenta del impacto de las medidas coercitivas unilaterales impuestas por Estados Unidos y algunos países de la Unión Europea sobre Venezuela, la relatora especial de las Naciones Unidas, Alena Douhan, recomendó que deben liberarse los fondos de la República en el extranjero, para que el gobierno pueda adquirir las vacunas contra la COVID-19.

En su intervención, Douhan reconoció que los activos del Banco Central de Venezuela que reposan en las bóvedas del Banco de Inglaterra –cuyo monto asciende a 30.000 millones de dólares–, «están bloqueados», pese a que en 2020 el Gobierno Bolivariano acordó la compra de insumos médicos para atender la pandemia con cargo a esos dineros, a través de la intermediación del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

«En cuanto a las vacunas, la situación es la misma y, por tanto, mi recomendación es que se liberen estos fondos para que el gobierno pueda comprar las vacunas que no puede comprar ahora, porque no tiene dinero ni acceso a su dinero, pero que se haga bajo la supervisión y a través del PNUD y la OPS«, señaló la funcionaria.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook