La plataforma de periodismo de datos La Tabla realizó una serie de publicaciones que han surgido en torno al caso de la masacre de 15 perros que fueron envenenados dentro de las instalaciones de la Agropecuaria H&H Purolomo en el estado Guárico y cuyo acto fue viralizado en redes sociales a través de varios videos donde se observan a estos cachorros sufriendo la agonía del envenenamiento.

La Tabla relacionó este caso con la empresa productora de patos en el estado Miranda, que recientemente se descubrió que estaba inmersa en una especie de fraude contra el Estado.

«¿Cuál es la relación entre los patos de la Agropecuaria Industrial Real con los pollos H&H Agropecuaria, Servinaca y los perros exterminados en forma masiva en un complejo avícola del estado Guárico?», comienza la serie de tuits publicados por La Tabla.

En ese sentido, añaden que el más reciente caso de maltrato animal, un envenenamiento masivo de perros, reportado por el fiscal general, Tarek William Saab, ocurrió en las instalaciones de un complejo avícola, ubicado al norte del estado Guárico, específicamente en la empresa H&H Agropecuaria.

«Se trata de un centro de producción cuyo líder público es o fue Fabrizio Della Polla, quien en septiembre 2014 recibió en el Banco de Venezuela un financiamiento por 350 millones de bolívares con la promesa (en transmisión de radio y TV) de producir 5 millones de pollos al año», explica La Tabla en un mensaje donde aparece Della Polla junto con el entonces presidente de la mencionada entidad bancaria, Rodolfo Marco Torres, y el presidente de la República, Nicolás Maduro.

Añade el medio de investigación que en ese mismo acto «se entregaron 5,54 millones de dólares para que la ahora quebrada Agropecuaria Industrial Real produjera patos en Caucagua».

«La historia va de patos a pollos y ahora bordea el horror con el envenenamiento de 12-15 perros cuya agonía fue grabada en videos. Pero para hacer más tenebroso el asunto, resulta que Della Polla aparece como el receptor de 234 millones de dólares a tasa oficial liquidados por Cadivi y Cencoex a su compañía de alimentos balanceados para animales, ABA, llamada Servinaca y ubicada en Cagua», agrega el medio.

La Tabla explica que «todo eso estaría muy bien a no ser porque en 2017 las autoridades financieras de Missouri, en Estados Unidos, hicieron una investigación que determinó que el asegurador venezolano Hjalmar Gibelli (hermano de la actriz Viviana Gibelli) realizaba transacciones cambiarias sin autorización».

«¿Y con qué fondos lo hacía? Nada más y nada menos que con los dólares baratos entregados a Della Polla para comprar alimentos para producir proteína animal», explica.

El medio sostiene que el mencionado caso en Estados Unidos, aunque era un proceso penal, «el tipo de infracción no se consideraba de gravedad por lo que se le puso fin con un acuerdo de confiscación de un avión, dos yates y dinero en cuentas bancarias pertenecientes a Gibelli y Della Polla. Éste último yate fue adquirido por 6,8 millones de dólares».

«Ciertamente la masacre canina no tiene relación con las operaciones financieras de la compañía y de sus propietarios actuales o anteriores, pero sin duda, es parte de la historia del emprendimiento», agrega el análisis de La Tabla.

(LaIguana.TV)

 

Comentarios Facebook