Tras haberse reunido con el secretario de Estado de los Estados Unidos, Antony Blinken y con el canciller canadiense, Marc Garneau, Juan Guaidó aseguró que articularán «esfuerzos para recuperar la democracia en Venezuela», que consisten en la aplicación de más medidas coercitivas ilegales, con cuyas consecuencias deben lidiar tanto el pueblo como el gobierno venezolano. 

«Las reuniones tienen que ver con la ofensiva internacional y, como la definieron nuestros aliados, la presión multilateral. Tiene que ver con sanciones a violadores de derechos humanos, corruptos; tiene que ver con las garantías. La interlocución legítima de Venezuela la tiene el Parlamento electo en 2015», detalló en una rueda de prensa la mañana de este miércoles.

Sin advertir contradicción alguna, aseguró que las prioridades son muy claras: «atender la emergencia humanitaria y alivianar el dolor del venezolano», aunque las sanciones produzcan el efecto opuesto. Señaló, además, que había que «hacer frente a la dictadura», frase con la que intentó justificar esta nueva maniobra sediciosa.

De otra parte, el exparlamentario demandó «la mayor unidad posible» en las fuerzas que se oponen al gobierno del presidente Nicolás Maduro, de cara a unos posibles comicios presidenciales y legislativos, que aunque no están previstos por la Constitución y las leyes de Venezuela sino hasta 2024 y 2026, respectivamente, son los que demandan injerencistamente Estados Unidos, la Unión Europea y otros países como el Reino Unido o Canadá.

«Es momento de consolidar la mayor unidad posible de cara a elecciones libres y justas en Venezuela. Y es lo que hemos estado haciendo esta semana, es parte de lo que hablamos en las reuniones con nuestros aliados»,  señaló al respecto.

Según recogen medios venezolanos ligados a la oposición, en su encuentro con la prensa, Guaidó insistió en la articulación entre la «unidad» opositora –encargada de generar «presión interna– y la presión externa de sus aliados internacionales «para lograr elecciones presidenciales y parlamentarias libres y justas».

Mientras tanto, el Comité de Postulaciones de la Asamblea Nacional (AN) trabaja en la selección de los candidatos rectores o rectoras del Consejo Nacional Electoral (CNE). Antes derogaron la legislación que prohibía la realización conjunta de elecciones regionales y municipales, un punto sobre el que, según voceros de distintos signos políticos, existe amplio consenso, si bien la decisión última la tendrá el ente comicial.

De otro lado, el pasado lunes, el presidente del Parlamento, Jorge Rodríguez, informó que todos los partidos, incluyendo los que respaldan a Juan Guaidó, tienen intención de participar en las próximas elecciones, se trate de regionales o de un proceso megaeleccionario regional y municipal.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook