El gobierno de Estados Unidos amenazó recientemente con sancionar a las empresas que trabajan en la construcción del gasoducto Nord Stream 2, obra que conectará a Rusia con Alemania y con Europa Central y del Este a través del mar Báltico.  

Según información publicada por la cuenta Twitter de La Tabla, según el secretario de Estado gringo Antony Blinken la obra, que está completada en 90 por ciento, “es un mal negocio para nuestros aliados en Europa” porque, según él, “volverá a Europa energéticamente muy dependiente de Rusia” que “que apunta a dividir y debilitar la seguridad energética”.

Este proyecto, que es uno de los más extensos a nivel marino, suministrará gas desde Rusia hacia Alemania a través del mar Báltico. Tendrá un total de mil 230 kilómetros de longitud y “cruzará aguas territoriales de Rusia, Finlandia, Suecia, Dinamarca y Alemania.

Este no sería el primer intento del país norteamericano de frenar su construcción. Este mismo año “incluyó este año en dos listas de sanciones al buque Fortuna (un barco de bandera rusa que participa en la construcción) y a la compañía KVT-RUS (propietaria de la embarcación)”, señaló La Tabla.

Las sanciones que el régimen gringo pretende aplicar a esas empresas son parecidas a las aplicadas a nuestro país, debido a que estas incluyen “la congelación de activos en Estados Unidos y la prohibición para ciudadanos gringos de realizar cualquier negocio con las personas, compañías o entidades incluidas en la lista”.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook