Un nuevo ‘fake’ corrió en las redes sociales y cadenas de noticias internacionales, cuando intentaron posicionar que cuatro periodistas adscritos a NTN24 habrían sido supuestamente retenidos contra su voluntad en territorio venezolano. 

Se supo posteriormente, con evidencia audiovisual, que los comunicadores en realidad fueron resguardos por efectivos de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), debido a la cercanía del lugar en el que se encontraban con la zona donde ocurrió la explosión que lamentablemente dejó un saldo de dos funcionarios militares venezolanos fallecidos, durante las operaciones del Escudo Bolivariano 2021.

Iván Duque, como vocero principal y acostumbrado de los falsos positivos contra Venezuela, declaró: «Exigimos su inmediata liberación, garantizando su vida e integridad personal», y aprovechó la ocasión para solicitar la intervención de la Organización de Naciones Unidas y la Organización de Estados Americanos en pos de su liberación, pues en su opinión, imperaba oponerse a lo que calificó como una «violación flagrante de libertad de prensa y derecho internacional».

Empero, minutos más tarde –5:44 pm– la agencia de noticias EFE publicaba en la misma red social que habían sido liberados dos periodistas venezolanos, quienes habían «permanecido más de 24 horas detenidos por presuntos disidentes de las FARC«, información que contradecía de lleno lo sostenido por Duque.

Posteriormente, EFE borró el tuit, pero ya había sido inmortalizado en una captura de pantalla y divulgado, también en Twitter, por los internautas.

A las 6:10 de la tarde, EFE publicó una «corrección»: «liberan a dos periodistas venezolanos tras más de 24 horas detenidos», que no contribuyó a aclarar la situación, pues no se especifica qué instancia habría retenido a los comunicadores.

Este accionar, en que el gobierno colombiano y la agencia española EFE intentaron malponer a las autoridades venezolanas ante la opinión internacional con información que no respondía a la delicada situación que se vive actualmente en la frontera compartida, evidencia una vez más cómo la maquinaria comunicacional participa de una guerra sostenida más allá de las armas.  

En este caso, con el video publicado por Daniel Quintero en su cuenta de Twitter, fue desmentido el supuesto secuestro como estrategia de un gobierno que responde a los intereses de EEUU y que intenta, a toda costa, ocultar el desgobierno, el paramilitarismo y las acciones delictivas desprendidas del narcoestado que en la actualidad dirige a Colombia. 

(LaIguana.TV)

Imagen

 

 

Comentarios Facebook