La frontera entre Colombia y Venezuela vuelve a ser noticia luego de los enfrentamientos entre la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) y grupos irregulares colombianos en la localidad de La Victoria (estado de Apure).

Los enfrentamientos han sumido a toda la población en el miedo y el caos. Cientos de hogares fueron abandonados, mientras los habitantes cruzaban desesperadamente el río Arauca para buscar refugio en la localidad de Arauquita.

El diputado venezolano Saúl Ortega ha denunciado que los ataques de estos grupos irregulares armados colombianos ingresaron al país con el objetivo principal de desestabilizar Venezuela para apoderarse de este territorio fronterizo.

«Son fuerzas paramilitares financiadas por la CIA y el narcotráfico (…) podemos hablar de grupos disidentes de la guerrilla, pero también de los paramilitares, toda esa fuerza está siendo utilizada por una maquinaria que es la oligarquía colombiana, las fuerzas regulares del Ejército colombiano y el narcotráfico, una santa alianza que ven en la Revolución Bolivariana su enemigo y utilizan el financiamiento de la droga para activar todos los grupos que puedan», señaló el diputado en una entrevista con Sputnik.

El canciller venezolano, Jorge Arreaza, desmintió la información de que 6.000 habitantes de la zona huyeron. Afirmó que en ese lugar residen poco más de 3.574 personas, según los datos del Instituto Nacional de Estadísticas.

Venezuela expresó su intención de diálogo con el Gobierno de Colombia para controlar lo que pasa en las fronteras y por eso prevé solicitar a México que actúe como mediador y también pedirá ante la ONU el establecimiento de un canal directo con Colombia para tratar el tema fronterizo.

Como consecuencia de los enfrentamientos entre la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) y grupos irregulares colombianos, al menos ocho militares venezolanos y nueve integrantes de los grupos irregulares perdieron la vida.

(Sputnik)

Comentarios Facebook