Las palabras se quedan cortas para describir lo que hay en la computadora de Hunter Biden. Fotos con prostitutas, intercambios de mensajes con su padre Joe Biden, miles de correos y otras imágenes que revelan el descontrol que ha trazado su vida desde hace varios años.

Recientemente el hijo del presidente de Estados Unidos decía en una entrevista que la computadora «podría» ser suya, aunque sugirió que pudo haber sido pirateada. Pero la supuesta manipulación del contenido quedó descartada tras un exhaustivo informe forense.

Comentarios Facebook

«No se encontraron indicios que sugieran que los datos fueron fabricados», informó Maryman & Associates, expertos en cibernética forense. Entre sus fundadores está un veterano del FBI, quien se desempeñó como director de seguridad de información y fundó la unidad ciberforense de la oficina.

El informe detalla que las marcas de tiempo del sistema operativo «parecen ser auténticas» y no se encontró evidencia que sugiera que las marcas de tiempo o los datos fueron alterados o fabricados. La contundente información fue publicada por Daily Mail después de obtener una copia del disco duro y entregarla para su análisis.

Drogas y prostitución

El caché de la computadora de Hunter Biden tenía incluidos 103.000 mensajes de texto, 154.000 correos electrónicos y más de 2000 fotos. Toda la información fue verificada por el equipo de expertos forenses.

El intercambio de mensajes dejaría en evidencia que el hijo de Joe Biden buscó por muchos años esquivar a la justicia. Además se revelan detalles relacionados su adicción al sexo y el exhibicionismo. Hunter Biden subía fotos y videos al sitio web para adultos Pornhub con el nombre de usuario ‘RHEast’, donde gozaba de popularidad.

No solo eso, hay muchas ‘selfies’ en las que se nota el deterioro tras noches de alcohol y estupefacientes. En una de las imágenes Hunter exhibe su dentadura mientras está en un consultorio. Sus dientes, muy dañados y desgastados, muestran el síndrome de ‘boca de metanfetamina’, según la reseña de Daily Mail.

De una manera válida, el medio califica la computadora de Hunter Biden como una «caja de pandora» por el material tan explícito hallado. Un adelanto ya había salido a la luz pública a finales del año pasado, pero Facebook y Twitter decidieron limitar la difusión del artículo publicado por el New York Post. Ambas plataformas calificaron este trabajo periodístico como “potencialmente perjudicial”.

Pero hay más material que aún no ha sido revelado. El medio británico indica que próximamente se sabrá cómo Hunter gastó cientos de miles de dólares en prostitutas, drogas y autos de lujo, y cómo luchó para evitar la cárcel por 320.000 dólares en impuestos no pagados.

La relación con su padre

No quedan atrás las conversaciones con su padre y la triste relación entre ambos. Mensajes de texto de marzo de 2019 muestran que Joe Biden se ofreció a pagar las facturas del dentista de su nieta Maisy cuando Hunter se quedó sin dinero.

Las evidencias en la computadora portátil MacBook Pro 2017 no dejan dudas de la relación entre ambos. El propio Hunter pidió a su padre que se postulara para presidente para salvar la propia reputación. Joe Biden respondió —según las imágenes difundidas— prometiéndole a su hijo que se postularía para presidente, pero agregó que le preocupaba que sus mensajes de texto fueran «un objetivo» de piratería.

Hunter incluso llegó a tener una relación sentimental con Hallie Olivere, la esposa de su difunto hermano Beau Biden. Esta fue una noticia que generó polémica en los medios, pero en los mensajes revelados está cómo empeoró la relación entre ambos por esto, incluso cuando la relación había terminado. «Ten cuidado con lo que escribes. Probablemente me estén pirateando», fue la respuesta de Joe Biden en 2018.

La biografía no revelada

Hay más material cuantificable de toda esta revelación. Si a los datos vamos, la investigación arroja que la dirección de correo electrónico iCloud de Hunter se agregó al sistema de la computadora portátil el 21 de octubre de 2018, así como su correo electrónico de trabajo en su firma Rosemont Seneca el 2 de febrero de 2019.

Ese mismo día se agregó una dirección de Gmail que usó para iniciar sesión en sitios de cámaras de sexo y otra dirección de Gmail personal que pertenece a Hunter.

Había también 8942 entradas en la libreta de contactos del iPad, creada entre abril de 2016 y enero de 2019.

Todas estas evidencias, el rastreo de los datos y las líneas de tiempo determinaron que la información parecer ser auténtica. Es evidente que muchos detalles quedaron por fuera de «Beautiful Things», la biografía de Hunter Biden publicada hace pocos días, donde supuestamente relata todo lo que atravesó por su adicción a las drogas.

(panampost.com)

Comentarios Facebook
center>