El exvicepresidente de la República Isaías Rodríguez recordó recientemente los hechos ocurridos en abril de 2002, fecha en el que la oligarquía nacional e internacional, apoyada por parte del alto mando militar, activó un golpe de Estado contra el comandante Hugo Chávez. 

Durante una entrevista al programa Cara a Cara de LaIguana.TV, el cual es conducido por el periodista Clodovaldo Hernández, el también exfiscal general, exembajador de Venezuela en Italia y exconstituyente explicó la labor que cumplió al convocar la rueda de prensa para denunciar la situación que se estaba presentando realmente en el país en ese momento. 

“El día 12 de abril de 2002 se había anunciado la renuncia de Iván Rincón al Tribunal Supremo de Justicia, la renuncia del Defensor del Pueblo (sin ser cierto) y consecuencialmente (no sé de dónde lo sacaron) que yo también estaba dispuesto a renunciar. Se trasladaron los periodistas a la planta baja de la Fiscalía para solicitar una entrevista de mi renuncia”, recordó. 

Al respecto, Rodríguez sostuvo que tras tener la información sobre el estado en que se encontraba el comandante Chávez en Fuerte Tiuna y tras constatar que este no había renunciado al cargo, optó por dar a conocer al país en vivo y directo que se estaba consumando un Golpe de Estado, a pesar de que los medios lo sacaron del aire.     

Incluso recordó las llamadas y presiones que recibió tras sus declaraciones. “Lo que usted acaba de decir es muy peligroso, eso puede desatar una guerra civil, tenga mucho cuidado”, indicó sobre una de las tres comunicaciones que recibió. 

EEUU: Hegemón en agonía

Al ser consultado sobre los métodos de acceder al poder a través de la violencia, el exvicepresidente añadió que Estados Unidos en su intento de ser el hegemón del mundo ha tenido contundentes reveses. Incluso calificó al Gobierno estadounidense como un hegemón que se encuentra en “declive y agonía”. 

En ese sentido, consideró que la diferencia que podría tener el actual presidente de Estados Unidos, Joe Biden, de su antecesor, Donald Trump, es que el primero posiblemente tenga un equipo de trabajo en el que hay menos personalismo. “Hay una especie de lobby permanente de varios actores de poder en la toma de decisiones, incluidos los estrategas bélicos de EEUU”, agregó. 

“EEUU sigue siendo el mismo hegemón, sigue siendo el mismo peligro. Afortunadamente el mundo hoy, para este tiempo histórico es distinto, hay un desplazamiento económico, político, diplomático. La ONU no le pertenece. Ellos hacían en la ONU lo mismo que hacían en la OEA”, subrayó.      

Distancia entre el tiempo de la política y el de la justicia 

En respuesta a esta interrogante, Rodríguez expresó que durante mucho tiempo se habló de la judicialización de la política. Sin embargo, a su juicio, en este momento está ocurriendo lo contrario, pues considera que ahora se está politizando el sistema judicial. 

“Es muy difícil que los tres poderes (Ejecutivo, Legislativo y Judicial) no funcionen sin interactuar. ¿Hasta dónde puede mantenerse la confianza cuando no hay fianza en la justicia?, ¿Hasta dónde se puede perder la credibilidad por falta de justicia? El propósito de la justicia es tratar de buscar un equilibrio a través de sanciones que están determinadas en las leyes y los hechos se puede subsumir en los preceptos legales”, añadió. 

En esa misma línea, destacó que un 70 por ciento, aproximadamente, de la abstención que dice hay en el país está relacionada con la falta de credibilidad en la justicia. “Si hay un poder que crea equilibrio, es el judicial”, sentenció. 

“Es el poder al que acuden los ciudadanos cuando cree que sus derechos están siendo menoscabados o que hay agresiones contra la sociedad, sin justicia, sin una esperanza de justicia”, dijo al hacer referencia al exdiputado Juan Guaidó y los daños (públicos y notorios) que este ha ocasionado al país. 

“Una de las cosas más importantes para cualquier gobierno es contar con la voluntad popular, es tenerla cerca. Hoy, después del proceso electoral, hemos visto esa distancia. Un 70 por ciento no quiere participar, un 70 por ciento se ha agotado, un 70 por ciento no tiene fe en las instituciones, y hablo de las instituciones no de los líderes”, remarcó.        

(LaIguana.TV) 

Comentarios Facebook