Pese a que pocos lo habrían vaticinado, Andrés Arauz, candidato del correísmo a la presidencia en Ecuador, perdió los comicios frente a su rival, el banquero Guillermo Lasso.

Para Miguel Ángel Pérez Pirela, esta inesperada derrota es la resulta de una combinación de factores, a los que no escapa la participación activa de los gobiernos de Colombia y los Estados Unidos durante la campaña para impedir a toda costa la victoria de Arauz, pero también a causa de la incapacidad de los movimientos de izquierda para unirse en frente común contra la derecha. 

En este orden de ideas, refirió que en la primera vuelta, realizada el 7 de febrero, los movimientos alineados a la «izquierda» del espectro político en Ecuador –es decir, Unión por la Esperanza (correísmo), Pachakutik (Yaku Pérez) y la Izquierda Democrática (Xavier Hervas)–, cosecharon en conjunto dos terceras partes de los votos (67%), pero en el ‘ballotage‘ acabó por imponerse el neoliberalismo, encarnado en la figura de Guillermo Lasso.

El también director de LaIguana.TV relató que si bien Arauz obtuvo el 32% de los sufragios la primera vuelta, apenas sumó 15% más para la segunda, a consecuencia de que «ninguno de los otros dos líderes de izquierda llamó a votar por el movimiento de Correa».

Así, Yaku Pérez, representante de la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie), «pidió a sus electores el voto nulo» y «la Izquierda Democrática dejó en libertad a los suyos para votar por quienes ellos quisieran, pero Hervas, el líder del movimiento, dijo que él votaría por Lasso», detalló.

El experto puntualizó que en el caso de Hervas, además se hizo campaña explícita contra Arauz, pues su premisa de campaña fue: «el correísmo es una tendencia populista que se adorna con un mensaje antiimperialista, pero se arrodilla ante el imperio chino; predica la ecología pero desangra a la Pachamama, dice ser socialista y privatiza puertos, telefónicas, campos petroleros y mineros».

De otra parte, explicó que las denuncias de fraude formuladas por Pérez en relación con los resultados de la primera vuelta, lo convirtieron de facto en un tercer contendor en el ‘ballotage’, en tanto su llamado a votar nulo influyó directamente en la votación de Lasso y Arauz, signando la derrota del segundo.

De este modo, con casi el 97% del escrutinio, el candidato derechista acumulaba «52,52% de los votos frente a 47,48% de Andrés Arauz y el voto nulo rondaba el 17%», un porcentaje todavía mayor al de la primera vuelta, concluyó Pérez Pirela.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook