La Fuerza Armada Nacional Bolivariana se encuentra en proceso de preparación para desactivar las minas antipersona que fueron sembradas por grupos armados irregulares procedentes de Colombia en zonas del sur del estado Apure, al tiempo que el Estado venezolano avanza en coordinaciones con expertos de la Organización de las Naciones Unidas «para el apoyo y capacitación técnica» del personal encargado de esta labor, reportó la periodista Madelein García, corresponsal de teleSUR en Venezuela.

El uso de estos artefactos, deja a su paso víctimas fatales y quienes sobreviven a la explosión, a menudo deben lidiar con lesiones permanentes, incluso, mutilaciones.

Según el ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino López «en estos 60 años, se han registrado casi 10.000 víctimas por el efecto de las minas, allá del otro lado de la frontera. El 30% solamente ha afectado a la Policía, a la fuerza pública, al Ejército, a las Fuerzas Armadas. El resto ha afectado a mujeres, a hombres, a ancianos, a ancianas y, lo más doloroso, ha dejado mutilados a niños y niñas».

El funcionario cree que se trata de un intento de exportación una «acción criminal» hacia Venezuela. Justo por eso, la FANB ha tenido que desempolvar y reforzar «equipos que no usa (…) porque no vive una guerra interna, como su vecina Colombia, destacó García.

Entre esos pertrechos que están siendo puestos a punto para la labor de desminado está un barreminas. Un efectivo castrense explicó a teleSUR que el equipo «tiene la particularidad de que es basculante y se puede adaptar a cualesquiera condiciones del terreno», porque  «las ruedas tienen suspensión independiente».

De su lado, el Comandante Estratégico Operacional de la FANB, Remigio Ceballos Ichaso, aseguró que «estos grupos narcotraficantes terroristas colombianos están haciendo uso de dispositivos improvisados», razón por la cual el Ejército Bolivariano se estaba preparando «para trabajar en todo el territorio nacional».

En juicio de la periodista, mientras que el ministro de Defensa de Colombia, Diego Molano, está en La Guajira, otra zona fronteriza, desde Venezuela se sigue «mostrando su preparación militar», ello sin dejar de expulsar a los irregulares del territorio venezolano, puesto que «la orden es la defensa de la soberanía».

Mientras giraba instrucciones para el desminado desde el terreno, Ceballos Ichaso sostuvo que tenía información de las acciones que desarrollan los grupos irregulares al otro lado de la frontera: «Ahí preparan las cargas explosivas, están preparando ahorita cargas explosivas para pasarlas a Venezuela y seguir minando», dijo.

«Ese es un motivo suficiente para nosotros hacer el empleo de todas las armas que tengamos para proteger a la población, sacar a esta gente de aquí y que no se vuelvan a venir para acá. Que vayan a su guerra allá. No queremos esa guerra, esa guerra es de ellos».

Por su parte, Madelein García aseveró que «en Apure sigue el despliegue de las tropas que van liberando pueblos». En El Ripial, donde dos militares venezolanos perdieron la vida a consecuencia de la detonación de una mina artesanal, la FANB decomisó chalecos, botas y uniformes. La zona está bajo su control y será, como otras, desminada.

Mientras ese momento llega, los soldados han de desplazarse con cautela. Están obligados a caminar por el centro de las vías y en fila unipersonal, so pena de toparse con uno de los artefactos y resultar, cuando menos, gravemente heridos.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook