Agentes ligados con el ala antidemocrática de la oposición están detrás de los intentos de reapropiación de Radio Rumbos, aseguró su director, el periodista Manuel Isidro Molina, en una entrevista concedida a Clodovaldo Hernández para LaIguana.TV. 

Molina relató que los orígenes de la disputa se remontan a 2017, cuando Octavio Orta, a la sazón, «representante de la mafia de Pedro Torres Ciliberto y Pedro Torres Picón, ambos prófugos de la justicia (…) residenciados en los Estados Unidos», intentó hacerse con el control de la emisora por primera vez.

Según dijo, «Torres Ciliberto y Torres Picón son financistas de los golpistas que han pretendido derrocar al presidente Nicolás Maduro, ambos prófugos de la justicia por ladrones, han participado en todas las manipulaciones internacionales contra Venezuela, han estimulado el bloqueo criminal de Guaidó contra nuestra economía y contra nuestra sociedad».   

Además, explicó, en 2018, estas personas lograron apropiarse de Radio Rumbos, tras haberle pagado a «una jueza de parroquia corrupta» y designaron como director-presidente al periodista Germán Febres Chataing. Dicho movimiento habría de mostrar prontamente su verdadero propósito.   

A este respecto, detalló que «desde ese momento comenzó otra historia. Ellos estuvieron 11 meses –hasta septiembre de 2019–, pero a partir del 23 de enero, que era el plan del 23 de enero de 2019, cuando Guaidó se autojuramenta como presidente encargado de Narnia, ellos pasan a ser la emisora matriz de las transmisiones o alocuciones de Juan Guaidó desde la Asamblea Nacional como presidente encargado de la República, un cargo que nunca existió«.  

Tras un amparo fechado en septiembre de 2019, Molina contó que él y su equipo recuperaron el control de la emisora y emprendieron una reorientación de la programación, que sin abandonar espacios históricos como Noti Rumbos, apostó por la difusión de eventos culturales como Amanecer Gaitero y Amanecer Llanero. 

Adicionalmente, comentó que se consolidó un circuito de 54 emisoras en todo el territorio nacional «que incluye a tres radioemisoras de la Iglesia católica y 17 emisoras de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana en el circuito radial Tiuna», cuyo interés no es crematístico sino de difusión voluntaria de contenidos desarrollados en Radio Rumbos, en provecho del enorme arraigo popular del que goza la emisora.  

Para concluir, Manuel Isidro Molina subrayó que, bajo su conducción, en Radio Rumbos «no se irradia odio, no se irradian mentiras, no se radian campañas difamatorias ni se participa en algún activismo político en la lucha por el poder en Venezuela» y defendió el carácter «plural» e «independiente» de la emisora.  

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook