El coronavirus sigue cobrándose víctimas por todo el planeta. Un equipo de científicos parece haber encontrado el punto débil del SARS-CoV-2 que se podría aprovechar para tratar el COVID-19 de forma más efectiva.

Un grupo de investigadores de la Universidad Politécnica Federal de Zúrich (Suiza) ha descubierto un método capaz de frenar la producción de proteínas, lo que podría disminuir las réplicas del COVID-19 en las células infectadas.

El hallazgo se basa en el hecho de que las células producen proteínas mediante los llamados ribosomas, que las sintetizan mediante la lectura del ARN. Sin embargo, si se trata de un contagio, un virus necesita que la lectura del código genético contenga una anomalía bautizada como cambio de marco. En este caso, el ribosoma solo puede leer una o dos —en vez de las tres— letras del ARN.

Al igual que otros virus, el coronavirus necesita estas anomalías para poder reproducirse. Esto significa que garantizar que los ribosomas leen el ARN correctamente puede excluir que el virus penetre en las células y, por consecuencia, se multiplique en el organismo humano. Este método puede debilitar significativamente el virus si ya se encuentra en las células.

Hasta la fecha, no existe un medicamento contra el COVID-19. En vez de esto, los científicos de todo el mundo se centran en el desarrollo de vacunas. No obstante, los autores del estudio afirman que el hallazgo permite crear un fármaco eficaz para esta enfermedad. Durante el experimento, lograron reducir la replicación del virus de tres a cuatro veces.

Los científicos europeos subrayan que este método también permitirá controlar con precisión el cálculo de las proteínas virales en diferentes etapas de infección.

El texto completo del estudio ha sido publicado en la revista Science.

(Sputnik)

Comentarios Facebook