Durante la jornada de trabajo para hacer el balance del Congreso Bicentenario de los Pueblos, el presidente de la República Nicolás Maduro se dirigió directamente al exdiputado Juan Guaidó, quien recientemente propuso un supuesto «Acuerdo de Salvación Nacional», como medida desesperada para llegar al diálogo con el Gobierno nacional. 

«¿Dónde quieres dialogar, Guaidó?, ¿en Miraflores? Vamos a reunirnos en Miraflores, así lo conoces (…) ¿En Noruega?, ¿en el medio del océano Atlántico?», dijo el Presidente al representante opositor, que ya envió a Freddy Guevara a una reunión privada con un funcionario del Gobierno. 

El pasado miércoles 26 de mayo, Maduro aclaró que para sentarse a dialogar con Guaidó este debería cumplir tres condiciones indispensables: 

La primera de las condiciones sería el levantamiento de todas las sanciones unilaterales y coercitivas de manera inmediata.

La segunda condición es el reconocimiento pleno de la Asamblea Nacional venezolana por parte de los gobiernos extranjeros que han estado truncando el desarrollo de la política interna. 

Y la tercera de las condiciones a Guaidó es la devolución de las cuentas bancarias y los activos a las instituciones venezolanas como Pdvsa, el BCV, y el dinero que aún en medio de la pandemia, se mantiene retenido en el exterior. 

«Tanto nadar, como dice el dicho Guaidó, para terminar en la orilla, ¿y quién te estaba esperando en la orilla?, Nico, Nicolás Maduro presidente constitucional de Venezuela», fustigó el Mandatario nacional, haciendo referencia a las múltiples estrategias violentas que intentara la derecha extremista contra su administración y que, luego de fallarlas todas, ahora tienen que plegarse a una mesa de diálogo que está en curso en el país desde el 2019. 

(LaIguana.TV) 

Comentarios Facebook