El Gobierno de Bolivia decidió adelantar un mes, a junio, el inicio de las vacaciones escolares de medio año, debido al fuerte aumento de los contagios de COVID-19, anunció el ministro de Educación, Adrián Quelca.

“Se ha tomado esta decisión respetando primero el derecho a la educación recuperado por el pueblo boliviano y segundo para preservar la salud de estudiantes y maestros”, dijo Quelca en conferencia de prensa.

La autoridad confirmó su propio anticipo hecho el fin de semana de que el descanso pedagógico de medio año, conocido comúnmente como vacaciones de invierno, comenzará el 1 de junio y durará dos semanas, sin descartar la posibilidad de una eventual ampliación en función de las situaciones epidemiológica y climática.

El cambio de calendario sorprendió a varios sectores, en especial los sindicatos de docentes que lo calificaron como innecesario porque, al menos en las ciudades, casi todas las clases se desarrollaban en plataformas virtuales.

Quelca dijo que la medida tomaba en cuenta especialmente la situación de escuelas provinciales y rurales, en las que las clases son semipresenciales por limitaciones de acceso a internet.

En todo caso, remarcó, el cambio de calendario «no afectará a la conclusión del año escolar, manteniéndose para el 30 de noviembre».

Hace poco menos de un año, en agosto de 2020, el entonces Gobierno transitorio de Jeanine Áñez clausuró anticipadamente el ciclo escolar debido a la pandemia.

El ministro añadió que, durante la vacaciones anticipadas, el Gobierno pretende completar la vacunación contra el COVID-19 de todos los aproximadamente 170.000 maestros de primaria y secundaria del país.

Los profesores y los choferes del transporte público urbano reciben prioritariamente la vacuna contra COVID-19 desde la semana pasada, junto con los ciudadanos mayores de 40 años.

Hasta el 30 de mayo, la vacunación acumuló 1,6 millones de aplicaciones, de las cuales casi 1,3 millones fueron primeras dosis, según informe oficial.

Los contagios, entretanto, bajaron ligeramente el fin de semana, a menos de 2.000 diarios, para sumar hasta el 30 de mayo 368.474 casos, incluidos 14.471 decesos.

(Sputnik)

Comentarios Facebook