La transnacional petrolera estadounidense ExxonMobil anunció este miércoles que había descubierto un nuevo pozo en el sector Longtail-3 perteneciente al bloque Stabroek, ubicado, según asegura, en la costa de la República Cooperativa de Guyana, aunque cuando se consulta el mapa oficial del proyecto Liza-1, en el que se inscriben estas acciones de exploración y perforación, se constata que la zona pertenece al Esequibo, territorio reclamado por Venezuela.

En una nota de prensa divulgada en su portal, la empresa detalló que la perforación, realizada a 3,5 kilómetros al sur del pozo Longtail-1, encontró «230 pies (70 metros) de producción neta, incluidos depósitos de hidrocarburos de alta calidad recientemente identificados por debajo de los intervalos de descubrimiento originales de Longtail-1″.

Mike Cousins, vicepresidente senior de exploración y nuevas empresas de ExxonMobil, celebró el hallazgo e indicó que, en conjunto con el «reciente descubrimiento en Uaru-2 tiene el potencial de aumentar» la estimación de los recursos del bloque Stabroek. También enfatizó las «oportunidades de desarrollo de alto potencial» de la compañía «en la costa de Guyana».

«Continuaremos aprovechando nuestras principales ventajas competitivas en nuestra campaña de exploración en curso, entregando un valor sustancial a la gente de Guyana, nuestros socios y accionistas«, agregó.

El Gobierno de Venezuela ha denunciado reiteradamente que ExxonMobil saca provecho de la disputa territorial entre Caracas y Georgetown, pues con el argumento de proveer ingresos Guyana a través de la explotación petrolera, ha devenido en un actor relevante en la negativa de las autoridades guyanesas de reconocer lo pactado en el Protocolo de Ginebra de 1967, que contempla una solución negociada, pacífica y satisfactoria para las partes y ha optado por aferrarse por lo estipulado en el Laudo Arbitral de París de 1899, cuya ilegitimidad jurídica fue aceptada por ambas naciones en Ginebra.

En su nota de prensa, la trasnacional no niega la alta rentabilidad de los recursos explotados, pues destaca que «en otra actividad de perforación en el bloque Stabroek, el pozo de evaluación Mako-2 confirmó la calidad, el espesor y la extensión del área del yacimiento. Cuando se integra con el descubrimiento previamente anunciado en Uaru-2, los datos respaldan un potencial quinto buque flotante de almacenamiento y descarga de producción en el área al este del complejo Liza. El pozo de exploración Koebi-1 en el bloque Stabroek ha mostrado evidencia de hidrocarburos no comerciales».

El bloque Stabroek, según se explica, tiene una extensión de 26.800 kilómetros cuadrados. La empresa guyanesa Esso Exploration and Production Guyana Limited, filial de ExxonMobil, está a cargo de las operaciones en la zona y cuenta con una participación accionaria del 45%, mientras que «Hess Guyana Exploration Ltd. posee una participación del 30 por ciento y CNOOC Petroleum Guyana Limited, una subsidiaria de propiedad total de CNOOC Limited, posee una participación del 25 por ciento».

Empero, a pesar de que las actividades de exploración y explotación se desarrollan en las disputadas aguas del Esequibo, la compañía estatal Petróleos de Venezuela, S.A. ha sido excluida de estos acuerdos, lo cual supone, desde el punto de vista venezolano, la explotación de sus recursos naturales por parte de agentes extranjeros que se traduce en el despojo de su patrimonio.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook