En una nueva edición del programa Cara a Cara, conducido por el profesor y periodista Clodovaldo Hernández para LaIguana.TV, el periodista argentino, investigador y analista político del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag) Yair Cybel explicó, entre otras cosas, la necesidad que podría tener quien se perfila como el nuevo jefe de Estado en Perú, Pedro Castillo, de instaurar una Asamblea Nacional Constituyente (ANC). 

Cybel indicó que 70 mil votos podrían parecer una pequeña diferencia (que es el aproximado que Castillo le estaría sacando a su contrincante con el 100 por ciento de las actas procesadas), pero es casi el doble de lo que necesitó el expresidente Pedro Pablo Kuczynski en 2016 para derrotar a Keiko Fujimori en las urnas electorales.

Ante la interrogante de Hernández sobre qué podría permitirle el establishment peruano al nuevo Gobierno de Castillo, Cybel indicó que para responder a esa pregunta habría que analizar las alianzas que los candidatos lograron en su carrera electoral. Por un lado, Fujimori logró acuerdos con el empresariado limeño, la clase política y los hijos del escritor Mario Vargas Llosa, el enemigo histórico de Alberto Fujimori. Por otro lado, Pedro Castillo logró unir a campesinos, agricultores, autodefensas populares, empresarios regionales y sectores evangélicos y de la Iglesia. En ese sentido, con el congreso, el poder político y el poder económico en contra, si Pedro Castillo no avanza, debe instaurar una ANC. 

Al respecto, Cybel destacó que a Pedro Castillo le sería imposible gobernar Perú con las condiciones que representa tener los mencionados sectores en contra; por ello, tendría dos opciones, «o lo van a terminar corriendo por las malas, o lo van a terminar abrazando por las buenas como hicieron con Ollanta Humala, recordemos que cuando ganó Humala, se decía que sería el ‘Chávez peruano’ porque supuestamente haría una transformación de fondo en favor de los humildes y terminó abrazado al sistema neoliberal», manifestó. 

Inestabilidad política según la Constitución en Perú 

Para responder a Hernández acerca de la ambigüedad que representa que «cualquier congreso pueda derrocar al presidente y cualquier presidente pueda disolver el congreso», Cybel expuso que esto puede resolverse haciendo un cambio estructural en la Carta Magna de Perú. 

Para entrar en contexto, Cybel acotó que la Constitución actual en Perú es la instaurada por Alberto Fujimori en 1993, «la que garantizó un proceso de 30 años de crecimiento sin distribución, una economía que crece para unos pocos, mientras que los grandes volúmenes de la población están condenados a la marginalidad. No es en vano que a Castillo le haya ido tan bien en la Sierra, donde sacó más del 80% de los votos». 

El macartismo y antivenezolanismo en la carrera electoral de Perú 

Cybel explicó que la campaña del miedo «antivenezolanos» o «anticomunismo» es lo que se conoce en Perú como «terruqueo», que consiste en asociar a cualquier idea de izquierda como terroristas de Sendero Luminoso y está muy arraigada en el pueblo. 

Recordó para ello la visita del «Benemérito» Leopoldo López para «advertir» de los peligros del comunismo, empresa en la que fracasó. además, se corrió una fake new sobre una visita de Pablo Iglesias a Lima, lo que provocó que partidarios de la derecha se agolparan frente al hotel Sheraton para protestar. 

«El macartismo fue el aglutinante que le permitió a Keiko Fujimori unificar la derecha y avanzar sobre la base del miedo contra Pedro Castillo», dijo.

Para Finalizar, Cyber explicó que la victoria de Castillo representa un nuevo ciclo de integración regional. El Grupo de Lima tuvo su auge con Bolsonaro en Brasil, Áñez en Bolivia, Macri en Argentina, Piñera en Chile y el Gobierno de Perú como anfitrión, Sin embargo, las victorias de la izquierda en estos países y la crisis social que se vive en Colombia podrían indicar un nuevo viraje en la política regional. 

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook