La reunión de los presidentes de Rusia, Vladímir Putin, y Estados Unidos, Joe Biden, en Ginebra, tiene pocas posibilidades de lograr avances. Se produce en un momento en que las relaciones entre ambas potencias nucleares atraviesan uno de sus peores momentos desde los tiempos de la Guerra Fría. 

En víspera de la cumbre, este fue el tema de Desde Donde Sea, el programa que conduce Miguel Ángel Pérez Pirela. 

Preámbulo sobre EEUU y Venezuela

Antes de profundizar en el encuentro Putin-Biden, desarrolló un preámbulo acerca de las relaciones entre Venezuela y EEUU. Para ello leyó la nota de LaIguana.TV, titulada: “Es hora de dejar de usar a Venezuela como moneda de cambio»: Congresista gringo McGovern” 

El texto, señala:  

El congresista demócrata por el estado de Massachusetts, Jim McGovern, solicitó al Gobierno de Joe Biden que levante las sanciones contra el pueblo venezolano, impuestas durante la administración de Donald Trump.  

“Creo que ha llegado la hora de corregir el rumbo de la política estadounidense hacia Venezuela. Es hora de dejar de usar el bienestar del pueblo venezolano como moneda de cambio. El Gobierno debe buscar otras vías para lograr sus objetivos en política exterior”, afirmó el demócrata en una carta enviada al mandatario estadounidense. 

McGovern, apoyado en estudios del Center for Economic and Policy Research (CEPR), con sede en Washington, aseguró que “fuentes fidedignas han constatado que las sanciones de EEUU han empeorado la crisis en el país”.   

Pérez Pirela destacó que “es un mensaje nada indirecto. Desde el mismísimo Congreso de EEUU es un mensaje directo a quienes siguen aupando golpes de Estado, sanciones y bloqueos contra el pueblo venezolano. Ya en mayo, el senador Chris Murphy dijo que era una estrategia fallida el reconocimiento del exdiputado Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela. También dijo que no funcionó la imposición de sanciones al gobierno de Nicolás Maduro”. 

Para refrescar lo dicho entonces por Murphy, puso al aire el video:  

“Todo lo que hicimos fue jugar todas nuestras cartas de golpe y no funcionó, y ha sido un error vergonzoso tras otro desde entonces (…) Primero creímos que hacer que Guaidó se declarara a sí mismo como presidente sería suficiente para salir del régimen. Luego creímos que poner ayuda en la frontera iba a ser suficiente. Luego tratamos de construir una especie de golpe en abril del año pasado que nos estalló en la cara cuando todos los generales que se suponía iban a romper su relación con Maduro decidieron quedarse con él al final (…) Socavamos los diálogos de Noruega el año pasado y sacamos un marco de transición que francamente es casi un calco del que presentaron los partidos el año pasado (…) Y ahora, después de malgastar todo este tiempo, tenemos unas elecciones que están a punto de celebrarse en las que, como discutimos hoy, Guaidó y la oposición se niegan a entrar (…) Entonces, estaremos en una posición donde estamos reconociendo a alguien como líder de Venezuela que no controla el Gobierno, ni el Ejército y que ni siquiera ocupa un cargo. ¡Esto no lo hacemos en otros países! Tenemos que admitir que nuestra política hacia Venezuela el último año y medio ha sido un desastre”. 

Pérez Pirela subrayó las palabras finales: “tenemos que admitir que nuestra política hacia Venezuela durante el último año y medio ha sido un desastre”. 

Subrayó que las sanciones contra Venezuela ha sido un tema recurrente en el escenario internacional. Como muestra glosó la declaración de la cancillería rusa, a través de la vocera María Zajárova, en la que rechazó las limitaciones que las medidas coercitivas unilaterales representan en las capacidades sanitarias de Venezuela para contrarrestar la pandemia de covid-19. 

Citó: “Condenamos en términos enérgicos las medidas… inhumanas que limitan las capacidades de las autoridades venezolanas de proveer los volúmenes necesarios de alimentos y fármacos al mercado”.

Desde Venezuela se ha dicho que el país tiene 5 mil millones de dólares bloqueados en instituciones bancarias. Es más que suficiente para comprar todas las vacunas e insumos para atender en forma eficaz la pandemia.  

El presidente ruso, Vladimir Putin, lamentó en abril que todo el mundo esté acostumbrado a la práctica de imponer sanciones ilegales por motivos políticos. Condenó el intento de terceros países de tratar de imponer a la fuerza su voluntad sobre otros. 

Explicó Pérez Pirela que en la actualidad hay “sanciones” de EEUU contra Rusia, China, Irán, Siria, Corea del Norte, Cuba y Venezuela, por lo que se espera que el ítem esté en las discusiones ruso-estadounidenses. 

“Todo eso estará presente en la reunión bilateral. Latinoamérica estará en el mero centro de la discusión. EEUU han sido ineficientes a la hora de tratar la pandemia en su país y de cooperar sanitariamente con otros países de la región, mientras Rusia ha avanzado y ganado terreno muy grande en Latinoamérica”, afirmó. 

Relaciones EEUU-Rusia

Pasó entonces al tema central: el miércoles 16 de junio se celebrará en Ginebra la primera reunión cara a cara entre el presidente de Rusia, Vladímir Putin, y su homólogo estadounidense, Joe Biden.  

La cumbre tendrá lugar mientras las relaciones entre Moscú y Washington «se han deteriorado hasta su punto más bajo de los últimos años». 

Aclaró el moderador que esta afirmación es del mandatario ruso. “No lo digo yo, sino se lo dijo Putin a la NBC”. 

El canciller ruso, Serguéi Lavrov, previamente que no se hace ilusiones de que en la reunión se vayan a producir avances o tomar «decisiones históricas y cruciales».  

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov dijo que se espera que la cumbre dure entre cuatro y cinco horas con descansos y cambios de formato. Se sabe que los presidentes no aparecerán ante los periodistas en una rueda de prensa conjunta, sino que se comunicarán con la prensa por separado. 

Peskov declaró que lo más probable es que esta modalidad sea una solicitud del presidente estadounidense. Rusia había aceptado la idea de la rueda de prensa conjunta, pero no EEUU. The New York Times le atribuye esto a que Putin pareció vencer a Donald Trump en Helsinski en 2018.  

“Biden no querría correr ese riesgo porque si Putin hizo ver como un pitufo a Trump, que es un buen orador, imagínense lo que puede hacer ante Biden, que no sabe hablar. Lee telepromter y lo hace mal, por lo que su equipo prefirió no colocarle a un lince de la política y del verbo como Putin”, subrayó Pérez Pirela. 

En su encuentro de 2018, Trump cuestionó los resultados de la investigación realizada en Rusia sobre una supuesta interferencia en las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016, pero terminó aceptando la palabra de Putin de que no hubo tal injerencia. 

En esa oportunidad, el senador John McCain dijo que la de Trump había sido una de las actuaciones más vergonzosas de presidente estadounidense alguno en la historia. 

Según The New York Times, la decisión del equipo de Biden de generar una conferencia de prensa por separado tiene el objetivo de privar al líder ruso de una plataforma comunicacional similar a la que tuvo en 2018. 

Mientras tanto, el secretario de Estado de EEUU, Anthony Blinken estuvo de acuerdo con la valoración de Putin de las relaciones Moscú-Washington. “Eso es posiblemente lo único en lo que coincido con el presidente Putin”, dijo en una entrevista con Fox. 

Lo último de Biden

Sobre cómo llega Biden a la Cumbre, citó sus declaraciones más recientes, las que ofreció en una rueda prensa al finalizar la Cumbre del G7, el domingo. Aseguró que EEUU no busca conflicto de ningún tipo con Rusia.  

“Queremos resolver cuestiones que en nuestra opinión no corresponden a las normas internacionales”. Advirtió que no existe ninguna garantía de que él logre cambiar la forma de actuar de Putin, a quien catalogó de autócrata o de Rusia. “Conversaré con Putin sobre las condiciones que permitan una mejoría en nuestras relaciones, pero los autócratas tienen un poder enorme porque no deben rendir cuentas ante la sociedad y puede ocurrir que, si le respondo de la manera correspondiente, lo que haré, eso no lo hará cambiar de opinión”.  

Analizó Pérez Pirela estas palabras señalando que por una parte “vemos a Biden huir hacia adelante, bajar el tono” y, al mismo tiempo, trata de aparecer “demostrando un vigor y una fuerza que no tiene ni política, ni física ni verbalmente”. Añadió que, a su juicio, “esta reunión no llegará a nada y Putin tiene las de ganar no solo por el éxito de la Sputnik V y otras vacunas rusas”. 

Hizo énfasis en el detalle significativo de que la reunión del G7 tuvo como tema central la reunión Biden-Putin. Citó documentos que indican que la Alianza Atlántica sigue considerando a Rusia como una amenaza a la que se debe combatir de manera conjunta. Desde 2014, la organización suspendió toda cooperación civil y militar con este país y las relaciones continuarán de esta manera «hasta que Rusia demuestre el cumplimiento del derecho internacional y sus obligaciones y responsabilidades internacionales», de acuerdo con el comunicado de la reciente cumbre del G7. 

«El creciente refuerzo militar de Rusia, su postura más firme, las nuevas capacidades militares y las actividades provocativas, incluso cerca de las fronteras de la OTAN (…) amenazan cada vez más la seguridad de la región euroatlántica y contribuyen a la inestabilidad a lo largo de las fronteras de la OTAN y más allá». 

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, afirmó que en la cumbre se abordó el tema la primera reunión entre Biden y Putin. «Nuestras relaciones con Rusia están en su nivel más bajo desde el fin de la Guerra Fría», dijo Stoltenberg antes del inicio del encuentro de la OTAN. 

El secretario general indicó además que los países miembros del bloque bélico mantendrán consultas con Biden de cara a su reunión con el presidente ruso. Stoltenberg remarcó que los líderes de la OTAN confirmarán en su cumbre la relación dual con Moscú con una defensa sólida, por un lado, y el diálogo, por el otro. «Vamos a tratar de dialogar con Rusia. El diálogo no es una señal de debilidad, sino de fuerza».

La OTAN ha incrementado en los últimos años cerca de las fronteras de Rusia, lo que ha inquietado a las autoridades de este país. Putin respondió enérgicamente sobre este punto en su entrevista con NBC. 

“La verdad es que los europeos están temblando ante China y Rusia”, expresó el filósofo y comunicador venezolano. 

OTAN y su fake contra Rusia

Para matizar sobre el ambiente previo a la cumbre, leyó fragmentos de un trabajo publicado por el portal Sputnik, titulado: “La gran ‘fake’ de la OTAN sobre Rusia”. 

En esa nota se señala que, de acuerdo a la OTAN, la culpable del deterioro de las relaciones entre la alianza y Rusia es Moscú. “Si echamos un breve vistazo a la prensa occidental sobre las relaciones entre las partes, encontraremos un sinnúmero de titulares del estilo ‘la OTAN acusa a Rusia de…’. Y el listado sobre de qué le acusa es larguísimo: ciberataques, socavar la democracia en Occidente, violar pactos militares, y de agresión contra Ucrania… Es decir, prácticamente de todo”. 

“Unas acusaciones que sirven de justificación para el continuo incremento de la actividad militar de la OTAN cerca de las fronteras con Rusia, donde el principal argumento es la manida «agresión rusa contra Ucrania». Y es allí donde nos encontramos ante la fake: el creciente despliegue de la Alianza Atlántica no tiene nada que ver con lo de Ucrania. Una fake que el presidente ruso, Vladímir Putin, desmintió días atrás al constatar que el avance de la OTAN se producía mucho antes de la crisis de Ucrania, una crisis que justamente ha sido provocada por la actuación del bloque militar, según se desprende de las palabras de Putin: ‘La ampliación de la OTAN hacia el Este se producía antes de la adhesión de Crimea a Rusia y otros sucesos originados del golpe de Estado en Ucrania. A pesar de que nuestras relaciones con Occidente antes de estos sucesos eran presuntamente buenas y aceptables, y hasta se podría decir que teníamos unas relaciones de asociación, ellos, no obstante, despreciaron nuestros intereses’». 

Comentó Pérez Pirela que Putin y Rusia no dan su brazo a torcer porque ni la Unión Europea ni EEUU ni la OTAN tienen con qué negociar. 

Los ciberataques

Uno de los temas fundamentales, desde tiempos de Trump, es el de los supuestos ciberataques rusos. A principios de mayo la compañía estadounidense Oleoducto Colonial suspendió sus operaciones tras sufrir un ataque informático por parte del grupo DarkSide, supuestamente con sede en Rusia. 

El 31 de mayo también denunció haber sufrido un ciberataque el gigante productor de carne JBS USA, que luego se vio obligado a suspender temporalmente su producción de ternera en todo EEUU. 

Según afirmó más tarde Biden, el Gobierno de Rusia, desde donde supuestamente operan los piratas de DarkSide, no está implicado en el ciberataque. 

“Solo falta que nos acusen del movimiento Las Vidas Negras Importan en EEUU”, dijo Putin, quien señaló que no han presentado nunca pruebas de ninguna de sus muchas acusaciones.  

Putin recordó que la OTAN «declaró el ciberespacio como un espacio bélico», y eso puede significar que «se planea algo», lo cual no puede dejar de preocupar a Rusia. 

«Todo lo que provoca el temor de EEUU también puede representar un peligro para nosotros», subrayó el jefe de Estado, agregando que Rusia «está dispuesta a cooperar con los representantes extranjeros, en particular, con EEUU». 

«Son ustedes los que renunciaron a la labor conjunta», denunció el mandatario en la entrevista con la cadena televisiva estadounidense. 

En esa entrevista también dijo que «el valor más importante en las relaciones internacionales es la estabilidad y previsibilidad. Eso es exactamente lo que no hemos visto, creo, por parte de nuestros socios estadounidenses en los años anteriores». 

Sobre Biden, expresó que es «radicalmente diferente de Trump», al ser un político de carrera, pero está acostumbrado a trabajar con burócratas. “Es un tipo diferente de persona», indicó Putin, que expresó su gran esperanza de que, «si bien hay algunas ventajas y algunas desventajas, no haya ningún movimiento impulsivo de parte del presidente estadounidense en funciones». 

A juicio del moderador, Putin se muestra como un excelente jugador de ajedrez tanto en sus interacciones con otros líderes como en las que sostiene con la prensa. 

En la entrevista, el periodista le recordó que Biden lo llamó asesino y Putin le respondió: “No me preocupa en lo más mínimo. Me he acostumbrado a todo tipo de áreas, con todo tipo de pretexto y razones, y de diferente calibre y ferocidad”. 

Ante las interrupciones del entrevistador, se permitió ironizar acerca de la prensa estadounidense: “Si tiene paciencia y me deja terminar de decir lo que tengo que decir, todo se aclarará para usted. Pero no le gusta mi respuesta, no quiere que mi respuesta sea escuchada por su audiencia, ese es el problema. Me está amordazando. ¿Es eso libertad de expresión, de opinión? ¿O es la libertad de expresión a lo estadounidense?”.

El Equipo de Producción de Desde Donde Sea puso al aire varios fragmentos de la entrevista y el conductor comentó: “Está claro que Putin, como decimos en Venezuela, no cree en nadie”. 

Temas

Enumeró algunos de los temas que estarán en la agenda, según lo que ha trascendido hasta ahora. 

Estabilidad estratégica. Lavrov declaró el pasado miércoles que Moscú y Washington están llevando a cabo contactos bastante intensos sobre estabilidad estratégica, un tema que está en la esfera de los intereses comunes.  «Hablando francamente, estamos a favor de un enfoque integral, de tener en cuenta en el diálogo futuro con EE.UU. todos los factores, sin excepción, que afectan la estabilidad estratégica. […] Todo lo que afecte la estabilidad estratégica debe ser objeto de diálogo». Precisó que esto incluye armas nucleares y no nucleares, ofensivas y defensivas.  

Al mismo tiempo, durante la cumbre Moscú tiene previsto recordarle a EEUU la propuesta rusa de una moratoria al despliegue de misiles de medio y corto alcance en Europa. 

“Entendiendo la desconfianza mutua, proponemos medidas para verificar dicha contramoratoria. Les invitamos a visitar la región de Kaliningrado y ver con sus propios ojos los misiles Iskander, y a cambio queremos que nuestros especialistas visiten las bases de defensa antimisiles [de EEUU] que se crean en Rumania y Polonia», explicó Lavrov.  

Ciberseguridad. Putin propuso en septiembre del año pasado a EEUU un programa integral de «medidas prácticas» para restaurar la cooperación entre ambos países en el campo de la seguridad en el uso de las tecnologías de la información y la comunicación.  

«Después de la toma de posesión de Biden, reafirmamos esta propuesta, está bajo consideración por parte de la Administración estadounidense», dijo Lavrov. «Espero que en Ginebra conozcamos la reacción de Biden y su equipo a esta iniciativa», agregó.  

Regreso de embajadores. El viceministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Riabkov, sugirió que uno de los resultados de la cumbre podría ser el regreso de los embajadores ruso y estadounidense en Washington y Moscú a sus respectivas embajadas.  

Cuestiones llevadas por EEUU. Biden anunció que tiene la intención de plantear en la reunión, en particular, el tema de las violaciones de derechos humanos. Asimismo, el mandatario estadounidense prevé abordar la supuesta injerencia rusa en las elecciones estadounidenses.

Para mostrar cual podría ser la característica del encuentro, mostro un video de reunión previa entre Blinken y Lavrov en el que ya se hizo evidente que el clima bilateral está bastante frío.  

Expectativas

Puntualizó las expectativas que han declarado tener los actores en juego: 

Lavrov declaró la semana pasada que «no sobrevaloramos las expectativas con respecto a la cumbre, no nos hacemos ilusiones de que se avecinen avances. Pero existe una necesidad objetiva de intercambiar opiniones al más alto nivel sobre qué amenazas ven Rusia y EE.UU. como las dos mayores potencias nucleares en la arena internacional».

La misma opinión fue expresada por el propio Putin, quien, sin embargo, subrayó que espera que la cumbre tenga un «resultado positivo» y que «se establezcan las condiciones para dar los siguientes pasos para normalizar las relaciones ruso-estadounidenses».  

Por su parte, Biden aseguró que no busca el conflicto con Rusia y que quiere «una relación estable y predecible» con este país, al tiempo que calificó de «crítica» la cumbre. El presidente agregó que ofrecerá a Moscú una cooperación en áreas de interés común si el Kremlin así lo decide, pero advirtió que Washington no dudará en «responder a futuras acciones dañinas» de Rusia. 

Pérez Pirela resumió entonces el punto de las expectativas como un “sí, pero no; no, pero sí”, y opinó que “están muy lejos de la armonía o algo que se le parezca”. 

Explosión con tufo a falso positivo

Varios usuarios preguntaron sobre el suceso ocurrido en una instalación militar de Cúcuta. Para ofrecer la información, recurrió a la nota publicada por LaIguana.TV, titulada: “Video de impacto en Cúcuta: Momento de la explosión de carro bomba dentro de brigada del Ejército”. 

Leyó el texto:

El presidente de Colombia, Iván Duque, confirmó este martes la explosión de un carro bomba en la brigada 30 del Ejército Nacional localizada en la ciudad de Cúcuta, departamento de Norte de Santander. 

El jefe de Estado anunció que su ministro de Defensa, el cuestionado Diego Molano, se está dirigiendo a la ciudad para iniciar las investigaciones correspondientes, «el ministro se dirige a Cúcuta para adelantar las indagaciones que permitan esclarecer esta lamentable situación», agregó. 

“Salgo de inmediato a Cúcuta junto al comandante de las Fuerzas Militares para verificar la situación por explosión en la brigada 30 del Ejército y activar acciones pertinentes frente a estos graves hechos”, indicó Molano. 

Por el momento, miembros de la Fiscalía General de la Nación con sede en Norte de Santander ya se encuentra en el lugar de los hechos con un equipo especializado de investigaciones. 

Aunque no se han revelado reportes oficiales, medios colombianos estiman que producto del atentado, al menos cinco militares resultaron gravemente heridos. 

Al concluir la lectura, comentó: “Huele muy feo, hace sospechar de un falso positivo para desviar la atención y para culpar ya ustedes saben a quién, a Venezuela”. 

Interacción

Varias personas de la audiencia comentaron la entrevista que Pérez Pirela concedió a la periodista Shirley Varnagy, difundida en la emisora Circuito Onda. El video está disponible en la cuenta Instagram @mperezpirela. 

Al inicio del programa, como tema de actualidad, dijo que ya la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) de Perú dio por concluido el conteo y Pedro Castillo es el ganador de la segunda vuelta presidencial, pero el organismo no lo ha declarado como tal. “La ONPE no ha dicho nada. ¿Qué se está esperando? Si hubiese ganado Fujimori, ya estaría proclamada”, aseveró.  

Mostró boletín definitivo con 100% de las actas procesadas y contabilizadas. En ella figura  
Pedro Castillo (Perú Libre) con 8 millones 835 mil 579 votos; y Keiko Fujimori (Fuerza Popular), con 8 millones 791 mil521 votos. 

El videoclip de Campesinos Rap, grabado en estudios de LaIguana.TV, marcó el cierre musical del programa. 

(LaIguana.TV) 

Comentarios Facebook