La Corte Constitucional de Sudáfrica condenó este martes al expresidente del país, Jacob Zuma, a 15 meses de prisión.

Zuma, de 79 años, fue declarado culpable de desacato al tribunal tras desafiar una orden de testificar ante un panel judicial que investiga la corrupción en el marco de su administración de nueve años entre 2009 y 2018.

El exmandatario solo compareció una vez ante la comisión de investigación e ignoró los llamados a presentarse que le hicieron previamente, arguyendo razones médicas o que estaba preparando su defensa en otros casos.

La jueza Sisi Khampepe leyó el veredicto en el máximo tribunal sudafricano en Johannesburgo donde se indicó que Zuma intentó minar la autoridad del poder Judicial con “ataques atroces” y “calculados” y que no queda más opción que enviar un “mensaje rotundo” para garantizar el imperio de la ley y la confianza de la sociedad en los tribunales.

“El Tribunal Constitucional solo puede concluir que Zuma es culpable de desacato a la justicia”, enfatizó Khampepe.

“No me queda otra opción que enviar a Zuma a prisión, con la esperanza de que con ello se envíe un mensaje claro: que el Estado de derecho y la justicia deben prevalecer”, añadió.

De acuerdo con el dictamen, Zuma debe entregarse a la policía en un plazo de cinco días naturales y, de no hacerlo, el Ejecutivo, mediante el Ministerio de Seguridad deberá asegurar que se cumplen las órdenes.

El exjefe de Estado sudafricano enfrenta varios cargos de fraude, corrupción y crimen organizado, relacionados con la compra, en 1999 de equipamiento militar a cinco empresas europeas de armamento cuando ocupaba el cargo de la vicepresidencia. En 2018 tuvo que dimitir tras una serie de escándalos.

(teleSUR)

Comentarios Facebook