El presidente de Rusia, Vladímir Putin, acusó este miércoles a Estados Unidos de estar implicado en la “provocación” la semana pasada del destructor británico “HMS Defender” en aguas próximas a la anexionada península de Crimea, en el mar Negro. 

“Es una provocación. Eso es evidente (…) Fue algo común y se llevó a cabo no solo por los británicos, sino también por los estadounidenses”, dijo el líder ruso durante su tradicional Línea Directa con los ciudadanos, transmitida por la televisión. 

Putin afirmó que en el incidente estuvo implicado un avión espía de EEUU con el número de serie 63/9792. 

Sostuvo que en la mañana el pasado día 23, a las 07.30 hora local, desde una de las bases aéreas de la OTAN en Grecia, en Creta, despegó un avión estadounidense de reconocimiento estratégico, algo de lo que fue informado el mandatario. 

“Lo vimos y lo observamos bien”, dijo Putin quien agregó que el destructor británico se acercó a Crimea con “fines militares” y el objetivo de ver la actuación de las fuerzas armadas rusas ante su “provocación”. 

En ese sentido, aseguró que Occidente se aproximó a las fronteras rusas en respuesta a la finalización de las maniobras militares de la nación euroasiática cerca de las fronteras de Ucrania. 

“Montaron un gran escándalo por el hecho de que estábamos realizando ejercicios en nuestro territorio cerca de las fronteras ucranianas. Di instrucciones al Ministerio de Defensa para que los terminara tranquilamente y retirara las tropas, si alguien estaba tan preocupado. Lo hicimos. Pero en lugar de responder positivamente y decir: ‘De acuerdo, entendemos su reacción a nuestra indignación’, ¿qué hicieron? Se han acercado a nuestras fronteras”, subrayó. 

Al ser cuestionado sobre si ese incidente pudo haber llevado a la Tercera Guerra Mundial, el mandatario respondió lo siguiente: “No, no lo creo. Incluso si hubiéramos hundido el barco, es poco probable que estuviéramos al borde de la Tercera Guerra Mundial. Quienes hacen esto comprenden que no pueden salir victoriosos de esta guerra. En nuestro territorio, luchamos por nosotros y por nuestro futuro”. 

La pasada semana guardacostas rusos efectuaron disparos de advertencia al destructor británico “Defender” cuando entró el 23 de junio en aguas territoriales rusas cerca de Crimea, tras lo que Moscú citó al agregado militar y a la embajadora británica. 

El Kremlin calificó enseguida el incidente de “deliberado y provocado” y advirtió a Londres contra nuevas provocaciones. 

(EFE) 

Comentarios Facebook