El expresidente sudafricano Jacob Zuma se dirigió a entregarse a la Policía a última hora de este miércoles, minutos antes de vencer el plazo impuesto por la Justicia para su detención tras haber sido condenado a 15 meses de cárcel por desacato, por haberse negado a declarar por corrupción. 

«El presidente Zuma ha decidido acatar la orden de encarcelamiento. Va camino de entregarse en un centro de los servicios penitenciarios en (la provincia de) KwaZulu-Natal», confirmó la Fundación Jacob Zuma en un breve comunicado, minutos después de que, alrededor de las 23.15 horas (21.15 GMT), un amplio convoy de vehículos partiera de la residencia de ex jefe de Estado. 

Zuma, de 79 años, había sido condenado el pasado 29 de junio por el Tribunal Constitucional del país a 15 meses de prisión por negarse repetidamente a acatar órdenes judiciales que le obligaban a testificar ante una comisión oficial que investiga la presunta corrupción ocurrida durante su presidencia (2009-2018). 

(EFE) 

Comentarios Facebook