Siete días después de que la delegación del Gobierno y la oposición venezolana estrecharon sus manos en México para iniciar una nueva ronda de diálogo, el presidente Nicolás Maduro movió las piezas en su gabinete, lo que generó expectativas sobre un eventual cambio en la política nacional e internacional.

Maduro aseguró que realizó los cambios debido a que varios de sus ministros fueron electos como candidatos por el gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) para los comicios regionales y municipales del 21 de noviembre.

Sin embargo, el nombramiento de Félix Plasencia como nuevo canciller, en sustitución de Jorge Arreaza, uno de sus hombres más cercanos, generó un sinfín de interpretaciones, las cuales apuntan a un refrescamiento en la política exterior producto de las negociaciones con la oposición, y con las cuales el Gobierno busca el levantamiento de las sanciones para aliviar la crisis económica que enfrenta esa nación sudamericana.

Plasencia es reconocido por su amplia trayectoria diplomática. Participó en el fallido intento de diálogo entre el Gobierno y la oposición que se desarrolló en 2019 en Barbados con el apoyo de Noruega, lo que podría ser clave para la nueva ronda de negociaciones, en las cuales Maduro ha dicho tiene cifradas sus esperanzas para la reactivación de la economía venezolana.

Entretanto, Arreaza asumió el Ministerio de Industria y Producción Nacional, un área que en los últimos meses el Gobierno ha dicho que reforzará con el apoyo del sector privado.

Para ello, el Ejecutivo y la Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción (Fedecámaras) comenzaron a trabajar para darle impulso a la producción interna, y así sortear las sanciones impuestas por Estados Unidos, que de acuerdo con el Gobierno provocaron en un 99% la disminución de los ingresos de este país.

Elecciones

La renovación del gabinete en Venezuela ocurre con frecuencia, y desde hace algún tiempo Maduro anuncia los cambios a través de su cuenta de Twitter.

En esta ocasión, hasta el momento, Maduro ha realizado cambios en siete de los 33 ministerios que existen en este país caribeño.

Por ahora, tres de los ministros removidos han sido nombrados candidatos oficiales para medirse en la contienda electoral del 21 de noviembre.

Entre estos se encuentran Carmen Meléndez, Eduardo Piñate y Yamilet Mirabal, quienes se desempeñaban como ministros de Interior Justicia y Paz, Educación, y Pueblos Indígenas, respectivamente, y ahora serán los candidatos a la alcaldía de Caracas, gobernación del estado Apure (sur), y alcaldía de Atures (estado Amazonas, sur).

En sustitución de Meléndez, Maduro designó a Remigio Ceballos, un almirante de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb), quien se desempeñó desde el 2015 hasta julio de este año como jefe del Comando Estratégico Operacional (Ceofanb).

En el ministerio para la Mujer y la Igualdad de Género fue designada, Margaud Godoy, quien desde el 2015 estaba al frente de la gobernación del estado Cojedes (oeste); y en Desarrollo Minero Ecológico, William Serantes Pinto, quien hasta julio fue el comandante general de la Armada Bolivariana de Venezuela.

Maduro movió sus piezas, y ahora la mirada está puesta en el próximo encuentro entre las delegaciones de su Gobierno y la oposición el próximo 3 de septiembre en la Ciudad de México; y en las elecciones del 21 de noviembre, las cuales ha dicho espera ganar para darle más «gobernabilidad» a su país.

(Sputnik / Kelly Carreño)

Comentarios Facebook