El gobernador encargado de La Guaira, José Manuel Suárez, ofreció este lunes un balance sobre la situación que se presenta en la entidad como consecuencia de las fuertes precipitaciones registradas desde el sábado 28 de agosto.

Explicó -a través de Venezolana de Televisión- que los aguaceros originaron el desbordamiento en la parte inferior de la cuenca del río Camurí Grande, parroquia Naiguatá.

Resaltó que las obras de «mitigación de riesgo» realizadas por el Ejecutivo Nacional permitieron quitar el «efecto avalancha» a los cauces de los ríos, logrando así que mantengan sus niveles.

Suárez indicó que la inundación vial causada por el colapso de los drenajes en Naiguatá y Caraballeda obedeció a los niveles extraordinarios de lluvias en la entidad.

Puntualizó: “Tenemos más de 100 derrumbes, obstrucciones en las diferentes cuencas. Una de las más afectadas es la cuenca de Naiguatá”.

Agregó que han desplegado más de 150 funcionarios en la región para prevención y asistencia de los habitantes. Además han activado 35 máquinas en Tanaguarena, Naiguatá y la parroquia Caruao. 

“La limpieza de alcantarillas a tiempo ha permitido responder a las acciones preventivas, por lo que la población de La Guaira puede sentirse segura. Estamos haciendo un censo para la atención de las personas que han perdido sus viviendas y así lo ha puesto en marcha nuestro presidente Nicolás Maduro. Junto a Corpoelec e Hidrocapital estamos haciendo bocas de tomas improvisadas para habilitar el suministro de agua en el área este del estado”, expresó.

(LaIguana.TV) 

Comentarios Facebook