La exmiss Chile 1995 y conductora de televisión, Tonka Tomicic, así como su cónyuge, Marco Antonio López Spagui, se vieron implicados en una investigación avanzada por el Ministerio Público chileno sobre una red dedicada al contrabando de joyas y relojes de lujo en la que participarían empresarios y agentes de la Policía de Investigación (PDI) del país austral,  reseña un reportaje publicado por el Centro de Investigación Periodística (CIPER).

«La investigación apunta contra una red de chilenos que opera en países de Europa y América del Norte. El primer escalón de la organización está integrada por lanzas internacionales que se dedican al robo de joyas y relojes de alta precisión, especies que luego son internadas y comercializadas en Chile«, se detalla en el reportaje firmado por la periodista Paulina Toro.

El trabajo periodístico asevera, citando antecedentes «en poder de la Fiscalía», que López Spagui presuntamente «habría adquirido tres relojes marca Rolex, transacción por la que es indagado», mientras que unos cheques emitidos por la animadora la habrían puesto bajo la lupa de las autoridades.

Toro precisa que en «en el comercio formal, los relojes Rolex poseen versiones con costos que parten desde los 4,5 de millones de dólares y que podrían llegar a los 70  millones» de dólares.

Adicionalmente, CIPER sostiene que a pesar de haber contactado a Tomicic para el reportaje, haberle formulado preguntas relacionadas con el caso y haber intentado, a través de su intermediación, conocer si López Spagui «estaba al tanto del origen ilegal de la mercancía», al cierre del reportaje no habían recibido respuestas de la ex reina de belleza. 

De su parte, el departamento de comunicaciones de la Fiscalía Metropolitana de Occidente declinó formular comentarios sobre la investigación alegando que se trata de una causa en reserva judicial, pero confirmó que está en curso.

El caso, que se instruyó formalmente después de tres años de investigación, incluyó «varias horas de escuchas telefónicas» a partir de las que pudo establecerse «una conexión entre imputados y efectivos de la PDI, además de determinar el destino de los artículos», consiguiendo determinar que algunos de estos accesorios habían sido adquiridos «por empresarios relacionados con joyerías del centro de Santiago», refiere Paulina Toro.

Así las cosas, «el resto de los compradores imputados en la causa serían comercializadores de joyería y relojes de alta gama», asevera la comunicadora, citando información a la que tuvo acceso CIPER. Además, en la nómina de investigados figurarían «empresarios ligados a la comercialización de accesorios de lujo que operan con joyerías del centro de Santiago».

Dado el estado de la investigación, CIPER vaticina que «en los próximos días», el Ministerio Público chileno emitiría «órdenes de detención relacionadas con las distintas aristas del caso».

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook