La vicepresidenta y canciller de Colombia, Marta Lucía Ramírez, coloquialmente hablando, “metió la cuchara” en contra del diálogo que actualmente se desarrolla en México entre la oposición extremista de Venezuela y el gobierno del presidente Nicolás Maduro.

“Es un intento tímido al cual nosotros no queremos ponerle una carga de dinamita, pero tenemos que ser muy claros en que, si el objetivo de la negociación es un diálogo, eso no va a conducir realmente a un cambio profundo”, aseguró la segunda a bordo del gobierno de Iván Duque, al término de la 49 Reunión del Consejo Ampliado de Ministros de Exteriores de la Comunidad Andina (CAN).

Para Ramírez el único propósito de estas conversaciones debe ser “asegurar que haya una elección presidencial transparente y libre”. Al tiempo que reiteró en entrevista con medios internacionales que “tenemos que asegurarnos que no terminen distrayéndose y simplemente (hablando de) una elección de alcaldes y gobernadores que no va a cambiar nada», o que se convierta en un “diálogo incesante, indefinido, sin término y sin objetivo claro, porque sería un nuevo fracaso”.

Sobre el tema de las sanciones, afirmó que solo debe ser tomado en cuenta si “se garantiza la elección presidencial transparente”; solo “ahí se puede hablar de repasar las medidas tomadas”.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook