Pionyang anunció hoy su primera prueba de armas en nueve meses, la de un misil de crucero de largo alcance que fortalece sus capacidades para esquivar sistemas de defensa y que apunta a que el régimen sigue reacio a aceptar la oferta de diálogo estadounidense.

El ejército norcoreano realizó varias pruebas el sábado y el domingo, según informaron los medios del régimen, que hablaron de «éxito».

Los proyectiles volaron durante más de dos horas en «órbitas en forma de ocho» y alcanzaron sus objetivos situados a unos 1.500 kilómetros de distancia tras sobrevolar territorios y aguas de Corea del Norte, según un texto de la agencia KCNA.

Ni la inteligencia militar surcoreana, japonesa o estadounidense parecieron detectar estos lanzamientos, según se desprende de lo dicho hoy por las tres partes.

El Estado Mayor Conjunto (JCS) surcoreano se limitó a afirmar en un comunicado que se está «realizando un análisis detallado (de los lanzamientos) en estrecha cooperación entre los servicios de inteligencia surcoreanos y estadounidenses».

(EFE)

Comentarios Facebook