Las desatinadas declaraciones de Josep Borrell, Alto Representante de la Unión Europea, en relación con el papel que habría de desempeñar la Misión de Observación Electoral que enviará el bloque a las elecciones del 21 de noviembre en Venezuela, causaron malestar y rechazo dentro del país.

Lo que es más grave todavía: advirtieron sobre la posibilidad de que desde Bruselas se esté planeando derrocar al gobierno del presidente Nicolás Maduro mediante una maniobra basada en acusaciones infundadas de fraude electoral, como la que en su día comandara la OEA en Bolivia contra el entonces presidente, Evo Morales. 

Tal fue el tema central analizado por el filósofo y experto en comunicación política Miguel Ángel Pérez Pirela en la edición 373 de su programa Desde Donde Sea de este martes 12 de octubre.

Para Pérez Pirela, como se aproxima una nueva ronda de reuniones entre representantes gubernamentales y delegados del ala extremista de la oposición en México, Colombia y Estados Unidos adelantan acciones orientadas a dinamitar el proceso, por lo que las declaraciones del diplomático europeo también podrían inscribirse dentro de una estrategia más general para conseguir un cambio de régimen político en Venezuela e instalar un gobierno tutelado desde Washington.

El 12 de octubre Colón no descubrió nada: los genocidios no se celebran

Antes de entrar en materia y a propósito de conmemorarse el Día de la Resistencia Indígena, enfatizó que la fecha no es motivo de celebración alguna, como ocurre en España, pues se trató de acaso el mayor genocidio de la historia de la humanidad.

Refirió, asimismo, que en Venezuela costó más de dos décadas desmontar la noción de que nuestros ancestros habían sido «descubiertos» por Europa o, peor todavía, que se había producido «el encuentro entre dos mundos».

Mientras en Venezuela se sigue esperando por una disculpa histórica por el genocidio que no llega, en España se sigue celebrando la fecha con desfiles y pompas militares e incluso súbditos como Borrell parecen no enterarse que su patria no descubrió nada y a nadie.

Para cerrar este inciso, compartió reflexiones del intelectual uruguayo Eduardo Galeano, en las que se denuncian los duraderos efectos del colonialismo europeo en los pueblos nuestroamericanos, justificados por la historia oficial con el discurso del «descubrimiento».

Declaraciones de Borrell ponen «en jaque» la Misión de Observación de la UE

En inicio de la reflexión, el comunicador recordó que la Unión Europea se ha inventado toda suerte de excusas para no enviar misiones de observación electoral a Venezuela, posición que recientemente modificó tras un proceso de arduas negociaciones.

Sin embargo, el pasado 8 de octubre, dos días antes de que se celebrara el simulacro electoral de las elecciones regionales y municipales del 21 de noviembre, Josep Borrell, jefe diplomático de la Unión Europea, ofreció declaraciones injerencistas y altisonantes sobre el papel que, en su decir, tendría que cumplir la Misión de Observación Electoral que el bloque comunitario enviará a Venezuela.

El analista precisó que en una intervención en el Forum de Europa, contraviniendo lo acordado con el Consejo Nacional Electoral (CNE), Borrell aseguró que la Misión ofrecería «garantías» a la oposición y solo su informe «legitimará o deslegitimará» el proceso.

«Vaya qué despropósito, vaya qué colonialismo», añadió, antes de reproducir íntegramente las infelices declaraciones del funcionario, a las que calificó de «compendio de frases colonialistas, racistas y xenófobos».

De otra parte, criticó a una supuesta izquierda, a un supuesto progresismo que usa la fecha con interés propagandístico y luego se olvida de los indígenas, que en muchas partes de América Latina viven en precarias condiciones y sojuzgados por los gobiernos de turno.

Regresando a la reflexión, apuntó que las declaraciones de Borrell fueron rechazados por el gobierno del presidente Nicolás Maduro a través de un comunicado en el que denunció las pretensiones de Bruselas de «usar la Misión de Observación Electoral de la Unión Europea en beneficio de una parcialidad política».

«Este accionar no es nuevo. Veamos lo que pasó con la Misión de Observación electoral de la OEA en Bolivia», donde el organismo comandó un golpe de Estado contra el gobierno de Evo Morales, comentó.

Así las cosas, sugirió que sería importante preguntarse si acaso la UE será para Venezuela será lo que fue la OEA para las elecciones presidenciales de Bolivia de 2018, que terminó con la salida del poder de Morales y la instauración de un gobierno de facto encabezado por Jeanine Áñez.

En todo caso Caracas señaló que lo dicho por el diplomático violenta lo acordado entre el CNE y la representación de la Unión Europea en Venezuela, además de representar una violación a lo establecido en el derecho internacional, refirió el experto.

Indicó, asimismo, que el CNE se sumó al repudio de la conducta de Borrell. En un comunicado, el ente comicial subrayó que sus afirmaciones constituían un asunto de «gravedad», pues la Misión de Observación Electoral fue aprobada por él mismo, cuyos detalles pueden leerse en el artículo intitulado: «CNE a Borrell: Misión de Observación de la UE mantendrá estricta conducta de imparcialidad» publicado en LaIguana.TV.

Pérez Pirela se permitió citar un fragmento del comunicado divulgado por el CNE, en el que se indica que «la declaración del Alto Representante desconoce los derechos de la nación venezolana, especialmente la independencia, la libertad, la soberanía, la inmunidad y la autodeterminación nacional contemplados en nuestra Constitución», así como lo acordado entre el CNE y la Delegación de la Unión Europea en Venezuela sobre la Misión de Observación Electoral el pasado 28 de septiembre.

Adicionalmente, el organismo mencionó que «estos señalamientos se dan en un contexto de trascendencia política para nuestro país, cuando se están desarrollando procesos de negociación con diversos sectores de la sociedad venezolana en la búsqueda de la estabilización política de la nación», comentó.

A pesar de los cuestionamientos, Borrell ha preferido guardar silencio, aún cuando el domingo, en el marco del simulacro electoral, el presidente del CNE, Pedro Calzadilla, le exigió no solamente explicaciones, sino una disculpa pública al pueblo venezolano.

«Al día de hoy, 12 de octubre, el silencio de Borrell se escucha como un grito», agregó.

También el vicepresidente del CNE, Enrique Márquez advirtió que las declaraciones de Borrell ponían «en jaque» la Misión de Observación Electoral de la UE.

El comunicador insistió en que la UE estaba haciendo el papel de «policía bueno» y una vez en Venezuela, haría todo lo posible para desconocer los resultados. Específicamente aludió al hecho de que en algunos estados que potencialmente podría ganar la oposición, presentaron candidaturas atomizadas, los que causaría su derrota en las urnas, excusa que sería empleada por el bloque comunitario para desatar una nueva etapa de conflictividad interna. 

«Borrell cometió un error porque el tema diplomático es muy delicado, sumamente delicado y sus declaraciones las rechazo. Debo hacerlo como rector del CNE, porque ponen en jaque a la Misión de Observación Electoral de la UE», leyó Pérez Pirela citando lo dicho por Márquez en una entrevista concedida a un medio estadounidense con sede en Miami.

Pese al cuestionamiento, apuntó el analista, el funcionario, que viene de las filas de la oposición, indicó que todavía tiene la «esperanza y convicción de que este ‘impasse’ pueda ser resuelto y que la UE pueda venir».

Pero no solo los funcionarios criticaron a Borrell y a la Unión Europea por sus pretensiones injerencistas y demandaron respeto por la soberanía y las instituciones venezolanas.

Luego de acudir al simulacro electoral, el diputado adeco Bernabé Gutiérrez rechazó lo expresado por Borrell y si bien sostuvo que la Misión de Observación Electoral sería bienvenida, enfatizó que su papel no es «legitimar» las elecciones en Venezuela.

«Se ve claramente un desmarcaje de la oposición democrática –que fue la misma que se presentó en las elecciones parlamentarias– con la oposición de Guaidó, Borges» y compañía, que hoy están enzarzadas en una pelea interna que incluso ha llegado al punto de denuncias de presuntas pretensiones de Borges de ocupar la posición de Guaidó.

A su juicio, esta división en el seno de la oposición, acaba por favorecer al chavismo, que conforme a su práctica habitual, presentó candidaturas únicas para todos los cargos en disputa. 

Por otro lado, mencionó que en entrevista concedida a los medios durante el simulacro electoral del pasado domingo, Nicolás Moscoso, quien preside el Consejo de Expertos Electorales de Latinoamérica (Ceela), recordó cuál es el papel de las misiones de observación en unos comicios, al tiempo que criticó soterradamente los procederes de Borrell y las supuestas atribuciones que tendría la misión que Bruselas enviará a Caracas.

Finalmente, este lunes 11 de octubre, el portavoz de Exteriores de la Unión Europea (UE), Peter Stano, afirmó que la Misión de Observación Electoral del bloque regional «respetará íntegramente los principios de imparcialidad, objetividad e independencia» en las elecciones venezolanas.

En el trabajo periodístico «UE garantiza que su misión de observación no interferirá en elecciones del 21-N» publicado en LaIguana.TV, se lee que Stano precisó que «la UE ha enviado una misión de observación electoral en respuesta a la invitación del CNE. Solo puedo recordar que la misión respeta íntegramente los principios imparcialidad, objetividad e independencia», relató el analista.

Además, de acuerdo con el portavoz, la Unión Europea de ninguna manera pretende inmiscuirse en el proceso democrático venezolano. Además, resaltó que la no interferencia está incluida en el acuerdo administrativo firmado por el bloque regional con el Consejo Nacional Electoral.

En todo caso, destacó el filósofo, los venezolanos en edad de votar parecen estar interesados en concurrir a las urnas en noviembre, como se desprende de la más reciente investigación adelantada por Hinterlaces.

Óscar Schemel, presidente de la encuestadora venezolana Hinterlaces, informó que según el sondeo realizado en el mes de septiembre sobre intención voto para las megaelecciones del 21 de noviembre, 52% de los consultados aseguró que asistirá a la fiesta electoral.

Colombia sigue alentando la guerra contra Venezuela: el falso positivo de «Semana»

Saliendo del tema electoral, Miguel Ángel Pérez Pirela aludió a los ataques que desde Colombia se adelantan para torpedear tanto las megaelecciones regionales y municipales como el diálogo que avanzan las representaciones del Gobierno Bolivariano y de las oposiciones en la Ciudad de México.

En ese orden, detalló que la revista colombiana Semana, devenida en aparato de propaganda del uribismo, usó nuevamente sus páginas para arremeter contra Venezuela, esta vez propagando la falsa especie de que Venezuela habría adquirido misiles de fabricación iraní.

Destacó que la ‘fake news’ fue desmontada por el portal venezolano de periodismo de datos abiertos La Tabla, que demostró el carácter fraudulento de los documentos que esgrimía Semana como supuestas pruebas de la adquisición.

El medio denunció que esta mentira tuvo «el evidente objetivo de promover la guerra entre Colombia y Venezuela» y advirtió que a pesar de haberse comprobado la falsedad de lo dicho por Semana, «se seguirá impulsando la narrativa de ‘los misiles de Maduro’ como parte de la guerra híbrida contra Venezuela».


En un inciso y como contraste a las mentiras publicadas por Semana, Pérez Pirela aludió la ejecución de dos adolescentes venezolanos en Colombia, un hecho que conmocionó a la opinión pública de las dos naciones, aunque las autoridades colombianas no se han pronunciado sobre el caso, aunque está plenamente comprobado.

El pasado sábado 9 de febrero, refirió, lugareños del municipio Tibú, en el departamento de Norte de Santander, fronterizo con Venezuela, retuvieron a dos menores de edad, tras sorprenderlos hurtando en un establecimiento. A las horas, los adolescentes aparecieron ejecutados en la vía pública.

Comentó que en un video que da cuenta del momento de su captura y que se viralizó a través de las redes sociales, un señor de la comunidad advierte que los entregarán a la Policía para evitar que aparezcan «por allá tirados en alguna orilla de las carreteras», que fue lo que sucedió. 

Uno de los jóvenes aún no ha sido identificado, y del otro se conoce apenas el nombre, según la Fiscalía venezolana. Lo que sí se sabe es que ambos eran venezolanos y que sus cuerpos no han sido reclamados en la morgue colombiana, relató.

Regresando al falso positivo publicado por la revista Semana, compartió declaraciones del ministro de Defensa venezolano, Vladimir Padrino López, en las tachó la operación propagandística de «bodrio» y de «olla mal montada», al tiempo que señaló que el propósito de la oligarquía colombiana es «perturbar la paz de la República».

En este punto, el experto sugirió hacer el ejercicio de imaginar un país en el que niños son sorprendidos por gente de un almacén, que los captura y los graba para que «no aparezcan muertos en una calle» y luego aparecen asesinados. «¿En qué se ha convertido Colombia? ¿En qué se ha convertido esa sociedad de mierda, podrida y carcomida?», cuestionó.

Las nuevas arremetidas de Duque: declaraciones a O Globo y viaje a EEUU

Seguidamente, Pérez Pirela subrayó que el presidente colombiano, Iván Duque, en vez de ocuparse de los gravísimos problemas de su país, sigue empeñado en interferir en los asuntos internos de Venezuela.

Más específicamente, comentó que en una entrevista concedida al diario O Globo, Duque aseguró que su administración trabaja con la de su homólogo brasileño, Jair Bolsonaro, por «la libertad y el progreso» de la región y muy particularmente, «en la defensa de la vuelta de la democracia» en Venezuela.

En la conversación, también se enorgulleció de haber construido «un cerco diplomático» contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro que «no tiene precedentes en América Latina», refirió el también director de LaIguana.TV.

Contra todo buen juicio, otro punto del que se permitió emitir opiniones fue el diálogo que desarrollan representantes del Gobierno Bolivariano y la oposición en México, a pesar de que su país no está acompañando, facilitando o mediando el proceso y, en ese orden, indicó que fue «la presión diplomática de quienes no reconocen» a Maduro lo que «lo obligó a sentarse en una mesa para negociar con la resistencia democrática».

«Falso», desmintió el analista. «Ese diálogo se promovió desde el gobierno» porque ni Trump, ni Duque, ni sus aliados internos «querían nada con el diálogo». Antes bien, fue el fracaso de sus múltiples tentativas de derrocar e incluso asesinar al presidente Nicolás Maduro.

De vuelta a las declaraciones de Duque, precisó que el presidente neogranadino  dijo al diario brasileño que aunque considera que es un «espacio válido», es escéptico «en relación con la verdadera voluntad» del Gobierno Bolivariano, al que acusó sin pruebas de intentar «enrollar» las negociaciones «como ya hizo otras veces».

Estas declaraciones se hicieron públicas justo un día antes de que el mandatario viajara a Washington y Nueva York en una supuesta «visita de trabajo» y a cinco días de que inicie la nueva ronda de conversaciones en México, reflexionó el experto, antes de ofrecer detalles acerca de la agenda que siguió en los Estados Unidos.

En tal sentido, mencionó que con respecto a la visita del presidente colombiano a Estados Unidos –la segunda en menos de un mes–, La Tabla reveló que en su agenda, que se extenderá el lunes 11 y el martes 12 de octubre, están previstos encuentros con personeros de la administración Biden y de organismos multilaterales que «han sido determinantes» en la imposición de sanciones a Venezuela.

Duque se reunió con personeros como el presidente del Banco Mundial, David Malpass; el exconsejero de seguridad nacional y actual presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, Mauricio Claver-Carone y con el millonario Howard Buffet, todos artífices de las medidas coercitivas unilaterales que se impusieron a Venezuela

Reunión de Freddy Guevara con tres senadores de EEUU

Tras concluir con las referencias a la agenda de Iván Duque en los Estados Unidos, el comunicador refirió que otro personaje que acudió a Washington en los últimos días fue el político derechista Freddy Guevara, quien se reunió con tres senadores estadounidenses, poco antes de que se reinicien los intercambios entre el gobierno y la oposición en México.

Pérez Pirela puntualizó que el dirigente derechista que representa los intereses de Juan Guaidó y Leopoldo López en el diálogo, informó en Twitter que se reunió con los senadores estadounidenses Dick Durbin, Bob Menendez y Tim Kaine, a quienes calificó como «de los más influyentes dentro del Partido Demócrata y del Senado en general».

Según Guevara, en el encuentro conversaron «sobre el proceso de México, la situación humanitaria, los presos políticos» y el supuesto «compromiso de Estados Unidos» con el pueblo de Venezuela y Guaidó, a quien la administración Biden insiste en seguir llamando «presidente», sintetizó.

Como dato destaca que cuando Iván Duque visitó Estados Unidos para acudir a la Asamblea General de la ONU a mediados de septiembre, participó en un evento en el Woodrow Wilson Center –un ‘think tank’ financiado por el gobierno de EEUU y diversas fundaciones– sobre la migración venezolana en el que también estaba invitado Kaine, según reseñó el diario colombiano El Tiempo.

«Se están moviendo los ‘lobbies’ más extremistas en los Estados Unidos contra Venezuela», sentenció el analista criollo, que además advirtió que vendrían nuevas arremetidas para sabotear las megaelecciones, apuntó.

Denuncias y advertencias de Maduro sobre los esfuerzos de Colombia y EEUU para sabotear el diálogo

A su parecer, estos movimientos y ataques no parecen ser coincidenciales. Prácticamente desde que el gobierno venezolano y el ala más radical de las oposiciones acordaron sentarse e México, el presidente Nicolás Maduro ha advertido acerca de los intentos que avanzan Washington y Bogotá para sabotear las conversaciones.

Por ello, recordó que si bien el mandatario se ha mostrado optimista acerca de los resultados de las conversaciones y luego de dos meses ya hay algunos frutos, no ha dejado de reiterar los peligros que se ciernen sobre el proceso, que amenazan con dar al traste con todos los esfuerzos.

A mediados de agosto, cuando apenas las partes habían suscrito el memorándum de entendimiento, Maduro aseguró en una rueda de prensa que tenía pruebas de que la administración de Iván Duque tenía la intención de torpedear las negociaciones.

Apenas tres semanas después, al presentar un balance sobre la segunda ronda del diálogo, el Jefe de Estado reiteró sus denuncias sobre el interés de Estados Unidos y Colombia para boicotear las conversaciones.

Particularmente, explicó el analista, Maduro se refirió a presiones que habrían recibido miembros de la delegación opositora directamente desde la Casa de Nariño para que dieran un puntapié a la mesa y acusó a Duque de «asaltar» Monómeros con el fin de romper el diálogo.

Por si ello no bastara, a fines de septiembre, el presidente Nicolás Maduro señaló al diplomático estadounidense James Story, designado por la administración Biden para asuntos de Venezuela con despacho desde la capital colombiana, de pretender «destruir el diálogo».

Maduro alertó en una intervención televisada que «el diálogo fue tiroteado. Este señor, Story, (…) quería destruir el diálogo esta semana. ¿La intención y las declaraciones del señor Story son parte de una orden que ha dado la Casa Blanca para destruir el diálogo? ¿Quieren destruir al diálogo en Estados Unidos?«.

Maduro se refería a declaraciones en las que Story pretendió condicionar el levantamiento de las sanciones a la obtención de los resultados que la Casa Blanca esperaba e incluso amenazó con la imposición de medidas coercitivas adicionales, resumió el analista.

Recordó, asimismo, que las palabras del funcionario estadounidense también fueron respondidas por la vicepresidenta Delcy Rodríguez, quien arremetió contra él por insultar a los delegados de la Plataforma Unitaria, a quienes parecía que les daba «órdenes».

Al cierre, enfatizó que entretanto, el gobierno y la oposición extremista se verán nuevamente las caras en México este viernes 17 de octubre y se prevé que los intercambios se extiendan hasta el domingo 19.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook