El dirigente derechista Julio Borges (Primero Justicia) insistió este viernes –15 de octubre– en que los activos de Venezuela en el extranjero deben dejar de ser controlados por los partidos que conforman el G4 y pasar a ser administrados por un fideicomiso, a contrapelo de lo que ha sostenido Juan Guaidó, en cuyo pseudogobierno Borges hace las veces de canciller.

«Eso es algo que hay que cortar radicalmente, le duela a quien le duela, y buscar un mecanismo serio, institucional, transparente, independiente, que maneje el conjunto de lo que es el patrimonio en el exterior de los venezolanos», sentenció en un encuentro en línea con dos copartidarios.

Borges, quien está solicitado por la justicia venezolana desde 2018 y se radicó en Colombia bajo el amparo de las autoridades de ese país, justificó esta propuesta, que entrañaría la pérdida de soberanía de la República sobre sus recursos en el exterior alegando, además de «escándalos de corrupción» en algunas empresas, asuntos como «despidos», «inestabilidad», «falta de acceso al crédito» e incluso «falta de credibilidad» del «interinato».

Según él, «al principio eso pasaba» por causa de «la euforia política», lo que habría impedido pensar fríamente «en una solución a largo plazo». «Estamos retrasados en eso», añadió.

Tras la intervención de Monómeros, segundo activo de Venezuela en el extranjero, por parte de Supersociedades Colombia, Borges, que ha sido una figura de primera línea en el pseudogobierno de usurpación de Guaidó, intentó salvar su responsabilidad señalando públicamente que hace más de un año había propuesto al exparlamentario la figura del manejo de las riquezas nacionales por medio de fideicomisos, una versión que el involucrado no ha afirmado ni negado.

El pasado 12 de octubre, la oficina de prensa de Guaidó anunció que el exlegislador había presentado «un decreto» ante una supuesta comisión delegada con exdiputados de la anterior legislatura (2015-2021) para la reestructuración de la compañía y la designación de nuevos pseudodirectivos.

Primero Justicia contradijo esta información y aseguró que lo que realmente se aprobó fue la creación de una «comisión parlamentaria» que tendría como función «investigar» los manejos dolosos en Monómeros Colombovenezolanos.

En esta disputa, incluso intervino el exvicepresidente colombiano Francisco Santos, quien acusó a Borges de «destruir» la productora de fertilizantes y cd pretender derrocar a Juan Guaidó.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook