La comparecencia este jueves del expresidente de Argentina (2015-2019), Mauricio Macri, ante un juez local para rendir declaración sobre el caso de presunto espionaje ilegal a familiares de las víctimas del submarino ARA San Juan, en 2017, quedó suspendida hasta que sea relevado de la obligación de guardar secretos de inteligencia. 

Según medios locales, el trámite fue suspendido hasta que Macri sea autorizado por el actual presidente, Alberto Fernández, a revelar secretos de Estado. 

El juez Martín Bava, a cargo del caso, envió este jueves a Fernández la correspondiente solicitud para que Macri cumpla el procedimiento judicial. Los medios precisan que este pedido no se le había hecho a Fernández con anterioridad. 

Esta es la tercera convocatoria a declarar que recibió Macri, ya que en los dos primeros casos se ausentó, en uno de ellos por encontrarse fuera del país y en otro para recusar al juez encargado del caso, Martín Bava por considerarlo incompetente. 

El exmandatario es investigado sobre presuntos seguimientos ilegales de los servicios de inteligencia bajo su gestión a los familiares de los 44 oficiales del ARA San Juan, desaparecido hace casi cuatro años. 

De acuerdo con la acusación, la Justicia sostiene que existió lo que llamó un interés político nacional que, en el final de la cadena, respondía al entonces presidente Macri y que estas acciones ilegales no fueron ejecutadas por los agentes de base a partir de su propio interés. 

Los casos por seguimientos ilegales cometidos desde la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) bajo la administración de Macri abarcarían a una gran cantidad de personalidades y salieron a la luz el pasado año a través de la actual interventora, Cristina Caamaño, tras varios documentos encontrados dentro de ese organismo. 

Desde el oficialismo, el ministro de Justicia, Martin Soria, respondió a las críticas del entorno de Macri sobre la presunta parcialidad del juez encargado del proceso. 

(teleSUR) 

Comentarios Facebook