EEUU sanciona al Ministerio Público y a nueve altos funcionarios nicaragüenses tras no reconocer los resultados de las elecciones generales del 7 de noviembre.

Como se esperaba, la Administración estadounidense, presidida por Joe Biden, ha determinado nuevas medidas coercitivas para presionar al Gobierno de Daniel Ortega, en el marco de su rechazo al triunfo del mandatario nicaragüense en las elecciones de la semana pasada.

En este contexto, el Departamento del Tesoro de EEUU ha informado este lunes en un comunicado sanciones contra el Ministerio Público por ser el “responsable o cómplice o por haber participado o intentado participar directa o indirectamente en acciones o políticas que atentan contra los procesos o instituciones democráticos en Nicaragua”.

La nota especifica que además del Ministerio Público de Nicaragua, dirigido por la fiscal general, Ana Julia Guido, han sido sancionados varios altos cargos, a saber, Luis Ángel Montenegro, superintendente de bancos; Salvador Mansell, ministro de Energía; Adrián Chavarría, viceministro del Ministerio del Ministerio Hacienda y Crédito Público; y Mohammed Lasthar, ministro de Ortega ante los países árabes.

También fueron sancionados los alcaldes Leónidas Nicolás Centeno Rivera, Sadrach Zeledón Rocha, Francisco Ramón Valenzuela Blandón, acusados de estar implicados en “actos de represión”.

El pasado miércoles, Biden promulgó la llamada ley “Renacer”, aprobada por el Congreso de EEUU, según la cual se aumentarían las sanciones al Gobierno del presidente nicaragüense, por la represión de los opositores.

Por su parte, las autoridades nicaragüenses rechazan las acusaciones de EE.UU. en su contra y recalcan que la oposición trata de ejercer “terrorismo golpista”, con el apoyo financiero de Estados Unidos para incitar a la inestabilidad en el país y sacar del poder a Ortega.

Elecciones generales de Nicaragua

Los nicaragüenses acudieron el 7 de noviembre a los colegios para ejercer su derecho al voto y elegir al nuevo presidente del país, el vicepresidente, así como a 90 diputados de la Asamblea Nacional de Nicaragua (Congreso unicameral) y 20 diputados del Parlamento Centroamericano (Parlacen).

Ortega líder del partido Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), triunfó con unos 75 % de votos, lo que provocó inquietud de Estados Unidos y sus aliados que buscan elegir a las autoridades latinoamericanas para poder interferir en los asuntos interiores de estos países. 

(HispanTV)

Comentarios Facebook