El balance de daños por el terremoto de 7,5 grados ocurrido este domingo 28 de noviembre en Perú se elevó a 12 heridos leves y a 1.670 damnificados, cuyas casas han quedado destruidas, según el último reporte ofrecido por el Centro de Operaciones de Emergencia Nacional (COEN).

Los daños se registran en nueve de las veinticinco regiones de Perú, aunque la mayoría se concentran en el norteño departamento de Amazonas, donde se ubicó el epicentro, a 98 kilómetros al este de la localidad de Santa María de Nieva, reseñó la agencia de noticias EFE.

Dada la proximidad del epicentro del terremoto con Ecuador, también se registraron daños en viviendas en los cantones ecuatorianos de Zamora y Loja, con varios inmuebles afectados y una iglesia colapsada.

Hasta el momento, en Perú, se contabilizan 13 viviendas destruidas, 305 inmuebles inhabitables con daños irreparables y otras 860 casas con desperfectos como rajaduras.

Asimismo, hay un centro de salud destruido y otros 32 registran daños, igual que trece escuelas y quince iglesias, entre ellas el templo de La Jalca Grande, una construcción de la época colonial cuyo campanario se vino abajo.

Allí también se han registrado algunas de las imágenes más impactantes de la jornada, como el rescate de un hombre que había quedado atrapado bajo los escombros de su casa.

A esa zona llegó en la tarde el presidente de Perú, Pedro Castillo, para conocer de primera mano el alcance de los daños y coordinar las acciones de emergencia por parte del Gobierno y la ayuda hacia los damnificados.

«No descansaremos hasta que la población tenga la seguridad de estar en sus hogares tranquilos. Me encuentro con los ministros en el lugar de los hechos, gestionando la reconstrucción de las zonas más afectadas», manifestó en redes sociales Castillo.

El movimiento telúrico también dejó más de 1,5 kilómetros de carreteras destruidas en distintos puntos, así como más de 5 kilómetros afectados por derrumbes y corrimientos de tierra que han bloqueado algunas de las principales vías de comunicación de la Amazonía peruana, como la carretera Fernando Belaúnde Terry.

A esta hora aún no se ha podido restablecer por completo el fluido eléctrico en las provincias donde quedó cortado tras el sismo, como la amazónica Yurimaguas, en Loreto, y Chachapoyas, en Amazonas.

El terremoto también causó daños en piezas prehispánicas de cerámica y en fardos funerarios que albergaba el Museo Departamental de San Martín.

Mientras tanto el Gobierno evalúa si declara la emergencia en algunas de las provincias más afectadas, el Ejército desplegó cinco unidades de militares en las regiones de Cajamarca y Amazonas para atender a la población afectada, retirar escombros y desbloquear carreteras, informó el Ministerio de Defensa en un comunicado.

Al mismo tiempo, siete aeronaves entre aviones y helicópteros de la Fuerza Aérea y del Ejército han sido movilizadas para atender la emergencia.

El terremoto se originó a las 5:52 hora local peruana (10:52 GMT) a una gran profundidad terrestre de 131 kilómetros, lo que redujo su poder de destrucción en la superficie pero amplificó el alcance de su onda sísmica a una amplia área geográfica que abarcó gran parte de Sudamérica e hizo que se sintiese hasta en Lima, Quito y Leticia (Colombia).

Desde Colombia, donde de momento no se registran daños, su presidente, Iván Duque, expresó este domingo su solidaridad con Perú y ofreció ayuda en caso de que sea requerida.

También ofreció su apoyo a Perú el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, así como el Gobierno de Venezuela, de la mano de su ministro de Relaciones Exteriores, Félix Plasencia.

(EFE)

Comentarios Facebook