Estados Unidos se convirtió en una potencia criminal y enemigo de Venezuela, por lo que debe verse con prudencia el levantamiento parcial de algunas sanciones económicas contra esta nación caribeña, dijo a Sputnik el diputado Julio Chávez.

«Hay que ver las cosas con prudencia, creo que esa decisión del Gobierno de Estados Unidos está enmarcada en la política del garrote y la zanahoria, por un lado te aflojo pero por otro te aprieto, seguramente la cosa va por allí», expresó Chávez, integrante del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

Estados Unidos autorizó el 17 de mayo a empresas petroleras de ese país y de Europa a negociar y reiniciar operaciones en Venezuela, tras más de cinco años de sanciones.

Como parte del levantamiento de ciertas sanciones, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos emitió una licencia limitada para permitir que la empresa petrolera de ese país (Chevron) negocie futuras actividades potenciales en Venezuela.

En ese sentido, la vicepresidenta Delcy Rodríguez dijo que aspira a que «estas decisiones de los Estados Unidos inicien el camino para el levantamiento absoluto de las sanciones ilícitas».

Las medidas coercitivas de Estados Unidos contra Venezuela comenzaron durante la presidencia de Donald Trump (2017-2021).

De acuerdo con el Gobierno, las sanciones impuestas por Estados Unidos contra la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa), le impiden cualquier transacción en el sistema financiero de ese país, desde financiamiento, hasta compra de repuestos o contratación de mantenimiento.

Además, la administración de Nicolás Maduro detalló que, desde ese entonces, sobre su país pesan más de 500 medidas coercitivas, lo que llevó a una reducción del 99% de sus ingresos.

Crisis

A juicio de Chávez, la decisión del Gobierno de Joe Biden de permitir que empresas petroleras de su país negocien en Venezuela obedece a la crisis energética que enfrenta esa nación norteamericana.

«Es una evidencia y un reflejo de la dura crisis por la que está atravesando Estados Unidos, los niveles de estanflación, los altos niveles del costo del combustible y la energía, de los alimentos, la tasa de desocupación y todo lo que ha implicado el asumir esa campaña guerrerista y utilizar a la OTAN [Organización del Tratado del Atlántico Norte], para agredir militarmente a Rusia en territorio ucraniano, y que eso se les está revirtiendo», comentó.

Asimismo, consideró que esta acción representa el reconocimiento de Estados Unidos al Gobierno de Maduro.

«Reconoce al Gobierno legítimo del presidente Nicolás Maduro, reconoce que en efecto estamos levantando la economía y la productividad, no a partir de esta decisión sino que ha sido un esfuerzo heroico de los trabajadores venezolanos», acotó.

Maduro aseguró que la economía de su país se viene recuperando con «esfuerzo propio».

El pasado 5 de marzo, Venezuela y Estados Unidos tuvieron un acercamiento, tras una reunión que sostuvo Maduro con una delegación del Gobierno de Biden, en la cual acordaron establecer una hoja de ruta de interés común.

Esta fue la primera reunión entre Caracas y Washington luego de la ruptura de relaciones diplomáticas en enero de 2019, cuando Trump reconoció al opositor Juan Guaidó como «presidente interino».

Diálogo

Tras el anuncio de Estados Unidos, el presidente de la Asamblea Nacional, Jorge Rodríguez, anunció el reinicio del diálogo con la oposición que se desarrolló en México entre agosto y octubre de 2021, tras sostener un encuentro con el jefe de la delegación de ese sector, Gerardo Blyde.

El levantamiento de las sanciones fue una de las peticiones que realizó el Gobierno en la mesa de diálogo.

Sin embargo, la delegación de Maduro decidió suspender su participación en las negociaciones, tras la extradición de su diplomático Alex Saab de Cabo Verde a EEUU, y quien había sido integrado como miembro pleno en esa instancia de diálogo.

En ese sentido, el parlamentario reafirmó que Maduro ha promovido las negociaciones en diversos escenarios.

«En efecto todos estos pasos que se tomen van a favorecer las políticas de las banderas del Gobierno bolivariano, que no es otra que la del diálogo, vean como el presidente ha promovido más de 500 iniciativas de diálogo, se sigue retomando el espíritu del diálogo en México a pesar de que el Gobierno de Estados Unidos le dio una patada a la mesa de diálogo e insistimos que es la única forma para dirimir las diferencias», subrayó.

No obstante, Rodríguez, jefe de la delegación del Gobierno para el diálogo, exigió la participación en las conversaciones del diplomático Alex Saab.

En agosto de 2021, las delegaciones firmaron un memorando de entendimiento que constaba de siete puntos, entre los que se incluyen: derechos políticos, garantías electorales y cronograma electoral; levantamiento de las sanciones, respeto al Estado de derecho, convivencia política y social, protección de economía social y garantías de implementación y seguimiento.

(Sputnik)

Comentarios Facebook